ICONOCLASTA

Por Moisés Valadez Luna

Una de las cuestiones más absurdas que ha inventado el hombre ha sido el pago de una cantidad, como hombre o mujer, para casarse, lo conocido como “dote”.

Y la cuestión se hace presente ante una figura jurídica que se inventó en México para obtener una obra pública y que lleva por nombre: licitación.

Que ha sido la madre primero del famoso diezmo para funcionarios públicos que definen a quien se le otorga una obra, en segundo lugar ese diez por ciento ha desaparecido, ahora se dejan pedir de menos por ahí del 30 pa´delante.

Al igual que las dotes, la licitación debe ser erradicada, no es posible que a base de elevar los costos de una obra hagan un negocio redondo los que se dedican a la administración pública o a la construcción.

La famosa ley de tres de tres no va a solucionar nada, no es ni una aspirina para el cáncer que representa el desvío de recursos mediante el uso de la ley.

Es solo una farsa en la que las empresas consentidas de los que ostentan poderes ejecutivos a nivel federal, estatal y municipal puedan hacer sus fortunas más grandes.

Y sí la dote al igual que aquel hombre que daba el “braguetazo” al casarse con una mujer con dinero o viceversa servía para llevar una vida de lujos, los que participan en las licitaciones tienden a lo mismo.

No me puedo explicar el por qué un metro de cemento le tiene que costar al gobierno hasta cinco veces más de lo que le sale a un constructor particular.

Sí por ahí un tabasqueño hace referencia genérica al “caño” de la corrupción, aquí le pongo nombre y apellido.

Los legisladores deberían preocuparse por construir una nueva figura en la que los participantes en la generación de obras públicas, antes que nada tengan un costo más económico y apegado a la realidad, entonces habría, de manera natural, ahorro en los diferentes gobiernos.

Hoy también la sociedad civil en Quintana Roo anda muy preocupada con los convenios de publicidad que el gobierno tiene con los medios de comunicación, cuando en realidad una de las grandes lecciones de la elección pasada es que los medios por muy cargados que estuvieran hacia el lado del partido del gobernante en turno poco o nada tuvieron que ver y así lo demuestra fehacientemente el resultado de la elección.

Medio libres y comprometidos con la sociedad es hacia donde apunta el aprendizaje.

No porque haya una “dote” en juego la sociedad sale ganando con la publicitación de las ganancias, de los parientes que se tenga en la administración pública y de los bienes que hoy se tengan.

Hay mucho que hacer e imaginar para que la sociedad a nivel Quintana Roo y nacional tenga un camino de progreso y va mucho más allá de las críticas simplistas.

Aire por la espalda, solo es bueno el que sale.
Hasta mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s