Guerra interna en Morena: Pech contra la militancia

CANCÚN.— Muchos dentro del partido han visto a José Luis Pech Várguez como una imposición como delegado estatal con funciones de presidente por parte del “jefe máximo” Andrés Manuel López Obrador, por lo que militantes inconformes podrían abandonar las filas del partido, a lo que se le suma el reciente anuncio hecho por Pech Várguez de que habrá una depuración en el partido.

PechA menos de dos meses de las elecciones, Morena se desmorona. Y es que los resultados que obtuvo el partido no dejaron satisfechos a nadie dentro del partido, sobre todo luego de que en las elecciones federales intermedias de 2015 ´los resultados lo ubicaron como la segunda fuerza política en Quintana Roo, lo que elevó las expectativas para el proceso electoral local de este año, donde sin embargo quedó relegado hasta la cuarta posición, con apenas el 10 por ciento del total de la votación.

A raíz de ello se han abierto fisuras internas que muestran la fragilidad de un partido que no ha podido consolidarse como resultado de sus luchas internas.

Tal parece que la variedad de origen, pensamientos e ideología de quienes integran a Morena comienza a afectarlo de la misma forma como sucedió con el Partido de la Revolución Democrática.

Morena no ha consolidado un liderazgo, ni una coherencia que le dé unidad y, por el contrario, pareciera que marcha por el mismo camino de la descomposición del sol azteca, lo que es un mal presagio para la izquierda, que comenzará a prepararse para afrontar las elecciones presidenciales de 2018.

En días recientes José Luis Pech Várguez dio a conocer que iniciará un proceso de depuración en el partido, con el cual espera, afirmí, sacar a quienes lo traicionaron en el pasado proceso electoral, sobre todo de quienes se dicen militantes pero que apoyaron a candidatos de otros partidos políticos.

Asimismo destacó la importancia de iniciar un proceso de restructuración de Morena, de cara al proceso electoral de 2018.

El dardo al parecer iba dirigido a personajes como Rafael Quintanar González, eterno inconforme en Morena desde que no fue beneficiado con una candidatura, quien previamente había declarado que un grupo de militantes podría abandonar las filas del partido, inconformes por la designación de Pech Várguez como el mandamás en Quintana Roo, sin que se haya tomado en cuenta a los morenistas, y molestos por las decisiones de López Obrador, lo que podría ponerle en situación de desventaja en el 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s