Paul resultó una “fichita”; cobraba por todo

Paul Carrillo de Cáceres presumió haber dejado un municipio sin deudas y haber construido canchas sintéticas, pero detrás de estas obras y acciones operaba una cadena de corrupción, junto con el ex director de Deporte, José Luis González, que hizo posible un saqueo silencioso en el municipio Benito Juárez.

paulCANCÚN.— Paul Carrillo de Cáceres presumió haber dejado un municipio sin deudas y haber construido canchas sintéticas; su orgullo era sentirse un promotor del deporte, pero detrás de estas obras y acciones operaba una cadena de corrupción que hizo posible el saqueo silencioso en el municipio Benito Juárez, mediante el cual se embolsó una suma aproximada de 550 millones de pesos en los tres años de su administración.
De acuerdo a información compartida por medios de comunicación en redes sociales, e la mano del ex director del Deporte, José Luis González, quien ganó una diputación local y de paso el fuero que lo protege de alguna posible demanda, construyó siete canchas sintéticas en todo el municipio, sin embargo ambos se llevaron su parte, pues de las constructoras obtuvieron su “diezmo”, totalizando 7 millones, un millón por cada una, además de lo que “arañaron” de las compras que se realizaron para el equipamiento
Además, durante los tres años de gobierno municipal, policías y fiscales fueron el terror de los comercios establecidos y de la vía pública, pues entre operativos ingresaron mensualmente tres millones de pesos, libres de polvo y paja, pues los otros mandos ya habían sacado su tajada; en los tres años que estuvo al frente del Ayuntamiento de Benito Juárez, por ese concepto Carrillo de Cáceres logró reunir 108 millones de pesos.
Pero eso no fue todo. Otro rubro de los que sacó jugosas “tajadas” fue por cambio de usos de suelo que se hicieron en algunas zonas de la ciudad, por ese concepto el ingreso fue de 200 millones de pesos.
Y sin duda otro de los conceptos que representaron ingresos importantes para el ex presidente municipal fue la extensión de permisos en bares y cantinas, por lo cual obtuvo la nada despreciable cantidad de 80 millones de pesos al año.
En total, sólo por estos rubros Paul Carrillo de Cáceres pasó a formar parte del club de saqueadores del erario público, con poco más de 550 millones de pesos en total por los casi tres años que administró el municipio de Benito Juárez, más lo que pudiera acumularse, con lo que el ex alcalde seguramente cavó su propia tumba política.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s