Martínez Arcila y Emiliano Ramos, dos juniors derrochadores jugando a ser políticos

Eduardo Martínez Arcila; Emiliano Ramos HernándezCANCÚN.— Acostumbrados al poder fácil, como juniors que no tuvieron que “sudar la gota gorda” para escalar posiciones; instalados en sus curules de la XV Legislatura de Quintana Roo sin haberse “ensuciado los zapatos” en campaña, pues la obtuvieron por la vía fácil (plurinominal), Eduardo Martínez Arcila y Emiliano Ramos Hernández se sienten virreyes y como tal pretenden gozar de todos los privilegios posibles en el actual periodo legislativo.

Y como nunca han tenido que ganarse un puesto por sí mismos, les es muy fácil dilapidar el dinero que no es suyo.
Así, mientras se “preparan” para obtener una nueva posición en las elecciones de 2018, juegan a ser diputados y a manejar a su antojo los recursos de los que disponen. Ambos, cual compadres de toda la vida, provenientes de partidos distintos y supuestamente opuestos ideológicamente, han encontrado su punto de coincidencia en el Congreso local, donde quieren ser recordados como “modernizadores tecnológicos”, para lo cual necesitan el uno del otro, como presidente de la Gran Comisión y presidente de la Comisión de Cuenta Publica y Hacienda, respectivamente.
Decidieron, sin consultar a los restantes 23 miembros del Congreso, y sin licitación de por medio, instalar un novedoso Sistema de Asistencia Legislativa y Votación Electrónica, que no es otra cosa que la adquisición de un equipo de pantallas planas, micrófonos y tabletas electrónicas para cada uno de los diputados, con un centro de control y comando, con un costo de 4.2 millones de pesos, lo cual parece demasiado oneroso, tomando en cuenta que generalmente en cada sesión siempre hay ausencias.
De esta forma, los flamantes diputados podrán votar desde la comodidad de sus aposentos legislativos sin tener que tomarse la molestia de levantar la mano, pues ahora lo harán usando solo un dedo para pulsar la pantalla de una tableta.
La empresa Consorcio Blue Petroleum SA de CV, cuyo representante legal es Carlos Enrique Ávila Lizárraga, participó en el levantamiento topográfico y digitalización, así como en el suministro e instalación del equipo de sonido para el nuevo Sistema de Asistencia Legislativa y Votación Electrónica del Congreso del Estado, aunque todavía no se ha dado a conocer el costo que se adjudicó por estos trabajos.
Ávila Lizárraga es panista y actualmente funge como integrante de la Comisión Permanente del Consejo Estatal del PAN en Quintana Roo.
Las otras dos empresas que participan en este negocio son Profeti Consultores SA de CV, cuyo representante legal es Miguel Ángel Puga Priego; y Alv Alumi SA de CV, propiedad de Luis Antonio López Ortiz.
Profeti Consultores, una empresa de origen poblano, se encargó del costoso software de este nuevo sistema tecnológico que usará próximamente el Congreso local.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s