Basura por Alimentos, negocio turbio que involucra a Paul Carrillo

Roberto Borge, Paul Carrillo

CANCÚN.— Los dos programas emblemáticos del borgismo, Reciclando Basura por Alimentos y Brigadas del Bienestar, además de que no cumplieron la función social de llevar bienestar a las familias quintanarroenses, como tantas veces presumió el ex mandatario estatal, estaban plagados de irregularidades, además de que fueron usados con fines políticos y electoreros.

Basura por Alimentos”, que contaba con un presupuesto anual de 20 millones de pesos, destinaba, tan sólo en publicidad y difusión, seis millones, pues la prioridad siempre fue resaltar y ensalzar la imagen de Roberto Borge Angulo como un paladín social, pero que en la realidad no cumplió con la pretendida función de reducir los índices de pobreza de los sectores más vulnerables de la población, sector al que se le dio la opción de convertirse en “pepenadores”, recolectores de desechos para que los trasladaran a los centros de acopio que se instalaban en distintos puntos de la geografía estatal. Estas jornadas eran cubiertas profusamente por los medios de difusión oficiales, convirtiéndolas así en propaganda política y electorera cuando se acercaba algún proceso de este tipo.

Pero aún hay irregularidades que no se han esclarecido, como el hecho de que la basura que se reciclaba en el municipio de Benito Juárez se confinaba al relleno sanitario, donde el confinamiento tiene un costo, porque Siresol cobra por el manejo y destino de estos desechos.

Basura por alimentos

Se desconoce el monto que se destinaba para este rubro y, en tal caso, debió haber contubernio con el gobierno municipal en turno, de Paul Carrillo de Cáceres, para sacarle provecho al negocio de la basura.

La Secretaría de la Gestión Pública mantiene una investigación con relación a este programa, para lo cual está citando a comparecer a ex funcionarios encargados por la presunción de irregularidades en la operatividad.

Paul, mal administrador

Con Paul Carrillo al frente de Benito Juárez, la deuda municipal creció a niveles estratosféricos que lo dejan mal pasado como administrador, pues si bien al tomar posesión acusó a su predecesor, Julián Ricalde Magaña, de heredarle una deuda con proveedores por 400 millones de pesos, él no cantó mal las rancheras, pues tan sólo en el rubro de recolección de basura le dejó al actual presidente municipal una deuda de 60 millones de pesos, los cuales no pudo liquidar a las cuatro empresas que prestaron el servicio durante la administración de Ricalde Magaña, al cual le achacó todos los males que tuvo que enfrentar.

Y a su vez, Paul Carrillo dejó a su sucesor la deuda más abultada de Quintana Roo: mil 248 millones de pesos.

Lamentablemente para los cancunenses las últimas administraciones de Benito Juárez se han caracterizado por terminar en desastres financieros. A partir de Juan Ignacio García Zalvidea “Chacho” se agudizaron los problemas del presupuesto de Cancún hasta desembocar en el actual desorden administrativo. La alternancia partidista no le trajo a esta ciudad la esperanza que los ciudadanos habían depositado en las urnas. Desde “Chacho”, pasando por Francisco Alor, Gregorio Sánchez, Julián Ricalde y Paul Carrillo, todos llegaron a la presidencia municipal con promesas que no fueron capaces de cumplir. La deuda pública ha aumentado como una espiral, mientras la obra pública nunca ha sido suficiente para disminuir el rezago en materia de infraestructura urbana.

Anuncios

Un comentario en “Basura por Alimentos, negocio turbio que involucra a Paul Carrillo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s