¿Dónde está la plata?

N. Mario Rizzo M.

(Corresponsal para el Caribe de UNQR)

Seguramente, con bastante frecuencia, usted tiene que hacer malabares para que la plata le alcance y no resultar ser un número más en la estadística de personas que viven por debajo del nivel de pobreza o, lo que es peor, en pobreza extrema.

También, supongo, está entre sus metas avanzar económica y socialmente para disfrutar junto a su familia de un estándar de vida tipo “clase media” o, si es posible, llegar a “clase alta”. Lo que sí aseguro es que jamás ha pensado ser uno de los personajes publicitados por la revista Forbes como incluido en su lista de mayores ricos.

Asistimos a tal concentración de la riqueza que la mencionada revista ha decidido reducir a 8 personas su Top Mundial, puesto que ellos poseen tanta plata como 3 600 millones de habitantes, la mitad de la población mundial, para lo cual en el pasado año fue necesario confeccionar una lista de 62 multimillonarios.

El asunto ha mostrado tal deterioro como para llegar a ser catalogado de “situación indecente” y los autores del estudio se han atrevido a proponer algunas sugerencias para paliar tal desequilibrio. Las 10 mayores empresas facturaron en 2015 tanta plata como el PIB de 180 países, y al respecto dicen: “Las grandes empresas y los individuos más ricos exacerban las desigualdades eludiendo sus impuestos, reduciendo los salarios y maximizando los ingresos de los accionistas… aligerando lo máximo posible su carga fiscal, privando así a los Estados de los recursos esenciales para financiar las políticas y servicios necesarios para reducir las desigualdades”.

Se calcula que sólo por enviar los ricos su plata a “paraísos fiscales” los fiscos de sus países dejan de percibir 100 000 000 000 euros.

Se dice también que en la primera economía mundial, los EEUU, es donde más evidente resulta el aumento de la desigualdad puesto que en los últimos 30 años los ingresos reales de la mitad de la población no han crecido, mientras el famoso 1% de sus ciudadanos los han visto crecer en un 300% y entre ese reducido porcentaje están 6 de los 8 hombres más ricos del planeta.

Pero no toda la plata se queda en USA. Los otros dos grandes millonarios son un español cuya fortuna calculada es de 67 000 000 000 y un mexicano con 50 000 000 000 dólares. Tal vez como prueba de que no resulta imposible para cualquier persona hacerse tan rico, en una lista más amplia ya aparecen chinos y hasta un hindú.

Se dice que el recién estrenado presidente de los EEUU logró ventaja en el voto electoral, que no en el popular, gracias a que se ganó las simpatías de los norteamericanos blancos, protestantes, y venidos a menos económicamente, residentes en los estados integrantes de lo que algunos han llamado “el cordón oxidado”. Sus políticas anunciadas van dirigidas a lograr el retorno de capitales y fábricas, o sea ofrecer más empleo. Habrá que ver si con ello reduce desigualdades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s