Inflación en Cancún llegó hasta el 30%

CANCÚN.— Muy alejado de las cifras del Banco de México las emitidas por La Fuerza del Consumidor A.C., que estima que la inflación real en Benito Juárez fue de hasta el 30 por ciento en el primer trimestre del año.

Rafael Ortega Ramírez, presidente de la asociación civil desmintió las cifras oficiales que hablan de una inflación cercana al 4 por ciento al recordar los incrementos semanales y quincenales en los precios de casi todos los básicos.

A la par que la inflación, el consumo de productos no básicos también descendió en la misma proporción en el periodo de referencia afectando al comercio establecido, porque el presupuesto familiar disminuyó, lo que ha llevado a los consumidores a decidirse por adquirir solo lo necesario y posponer el resto de sus gastos.

De acuerdo al INEGI los mexicanos destinan hasta el 30 por ciento del total de sus ingresos para transporte, lo que deja libre el restante 70 por ciento que se divide en pago de hipoteca, compra de alimentos, colegiaturas, liquidación de deudas y esparcimiento, en ese orden.

Ortega Ramírez, que monitorea el comportamiento comercial a través de las redes sociales de la asociación civil y desde la Cámara de Comercio de Cancún, tiene reportes de que incluso en la compra de básicos las amas de casa han debido disminuir su gasto en hasta el 25 por ciento para hacer rendir el presupuesto quincenal.

En las primeras dos semanas de abril el kilo de azúcar morena oscilaba entre los 19.34 y los 32.80 pesos el kilo en la tienda regional Super Aquí y Chedraui, respectivamente; en tanto el litro de leche varia de 15.95 de la marca San Marcos en a 18.40 pesos Lala entera en las dos tiendas.

Otros productos básicos han alcanzado precios de 34.90 en el caso del limón, 59.95 el kilo de aguacate Hass, 24.95 la papa blanca y 23 pesos el kilo de frijol negro en el mismo periodo y variando encosto dependiendo de la tienda de autoservicio de la que se trate.

Con esos precios el activista explica una caída del poder adquisitivo de los trabajadores en no menos del 20 por ciento en los últimos años. Sin embargo, lo que más le sorprende es que los consumidores no tomen cartas en el asunto.

En una economía de libre mercado nosotros, los consumidores somos los que mandamos. Si decidiéramos unirnos y dejar de comprar tal o cual producto para bajar su precio, y habló de millones de personas, podríamos hacerlo, pero muchos nos lo saben y otros ni sabiéndolo nos unimos”, lamentó.

Pone de ejemplo la Fuerza del Consumidor, a la que no ha llegado una sola queja, una iniciativa, un comentario por la escalada de precios a partir de la liberación del precio de los energéticos “también entiendo que es una cuestión de educación. No todos saben que su decisión consciente es muy influyente en el mercado y eso es una pena”, agregó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s