Golpea a la economía de Cancún la fluctuación del dólar

playas de Cancún

CANCÚN.— Con un tipo de cambio que ha variado entre los 18 y los 20 pesos por dólar en el último año, los turistas en Cancún pueden comprar más con su dinero. Para el resto de los empresarios del sector turismo y los que no pertenecen al sector la historia es diferente.

Incluso la industria sin chimeneas, que se ufana en el supuesto de que el turismo es el único sector al que no le pegan los efectos de la variación, ha sufrido las consecuencias de un tipo de cambio tan alto.

A finales del año pasado la analista Marketing Consultans advirtió que desde el 2015 ha venido cayendo de forma sistemática la derrama económica que genera cada grupo de turistas.

Parte importante del descenso de la derrama económica lo explicó en la disminución de las tarifas aéreas y factores externos como el fortalecimiento del dólar frente al peso y la reducción en el crecimiento de la economía mundial y en especial la de Estados Unidos.

En los hoteles algunos miembros de la Asociación de Hoteles de Cancún, hubieron de ajustar sus tarifas a pesos para evitar que el mercado nacional dejara de comprar por el alto precio del dólar, moneda a la que se venden los paquetes de viaje.

En la economía interna el sector de la construcción y desarrollo de viviendas, así como el de importación han debido ajustarse a la nueva realidad de mercados internacionales nerviosos y precios de energéticos muy elevados.

Desde la Secretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) de Quintana Roo su titular, Carlos Ríos, admitió en el primer trimestre del año que trabajaban para enfrentar una probable desaceleración económica en Quintana Roo, a partir de la industria de la construcción, que es la segunda más importante después de la hotelera.

Para el comercio formal las cosas no son mejores, recientemente el vicepresidente de la Canaco en Cancún, Rafael Ortega, señaló que en los últimos meses los comercios afiliados han sufrido bajas en ventas de hasta 12 por ciento por causas varias, siendo el tipo de cambio el gran responsable, considerando que muchos de sus insumos son de importación.

Ortega llamó la atención al señalar que en general los trabajadores de la hotelería y sus familias también sufren las consecuencias de la volatilidad en el mercado cambiario pues si bien es cierto que el sistema de propinas les paga en dólares, lo cierto es que con una inflación de más del 20 por ciento en el precio de los productos de la canasta básica sus dólares no rinden como esperan.

En el sector de importación que opera desde la Asociación de Proveedores de Quintana Roo (APQ) a su vez, ha visto incrementarse en el 20 por ciento el precio de la mayoría de sus insumos, y además, han debido asumirlo para no trasladarlo a sus clientes. Nancy Cosío presidenta de la APQ reconoció que han tenido que ser muy ingeniosos para subsistir.

A la fecha no han tenido caída en ventas pues los contratos previos con sus clientes los protegen logrando asegurar las transacciones comerciales del periodo con ventaja, para una u otra parte, dependiendo del tipo de cambio y términos del acuerdo contractual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s