Nuevo reto para las PYMES, la contabilidad electrónica

CANCÚN.— Para finales de este año las Pymes habrán ampliado su carga administrativa debido a los cambios establecidos por el SAT, que entrarán en vigor en noviembre próximo y en los que demanda más información de los trabajadores de una empresa, las obliga a doble facturar y pide que le avisen hasta cuando cancelan una factura.

Con la versión 3.3 para emitir facturas electrónicas o CFDI, que entrará en vigor en julio- con prorroga hasta noviembre- el fisco cierra el cerco a la evasión fiscal y de paso simplifica su trabajo en materia de contabilidad electrónica y auditoría fiscal.

Al respecto en el Colegio de Contadores Públicos (CCPC), de Cancún advierten que no hay nada que legalmente puedan hacer para impedirlo porque los requerimientos están dentro de las facultades del SAT, pero coinciden en que los empresarios tendrán más trabajo.

La propia autoridad hacendaria reconoció que la nueva versión web para emitir facturar electrónicas supone un gran reto para las Pymes por lo que es determinante que tanto la autoridad como las empresas trabajen de manera interdisciplinaria, coordinando áreas fiscales, de operación de negocio e informáticas.

Buscado paliar un poco las quejas del sector privado es que estarán organizando en cada estado talleres de capacitación con las con organismos como el Consejo Coordinador Empresarial, el Colegio de Contadores Públicos y la Cámara Nacional de la Industria Eléctrica, Electrónica y de Tecnologías de la Información para capacitar al personal administrativo en los nuevos cambios.

La versión 3.3 para emitir facturas electrónicas obliga a las Pymes a hacer dos facturas si al momento de elaborar un primer CDFI este no es cobrado inmediatamente. En este supuesto la empresa debe emitir una primera factura en la que el método de pago sea por definir, y una segunda en ceros pero ya con el método de pago definido.

Con este esquema la autoridad fiscal va a poder determinar mejor el IVA e ISR a pagar. Otro de los cambios que los contribuyentes deberán hacer es que ahora tiene que avisar al SAT cada que cancele una factura, por la razón que sea, lo que a decir de Francisco Palma Contreras, vicepresidente del CCPC conlleva el uso de más recursos humanos y materiales tanto para personas físicas como morales.

Los cambios habían sido programados para entrar en vigor en junio de este año pero al ver el SAT que los contribuyentes no estaban listos para atender las adecuaciones al Código Fiscal de la Federación decidió prorrogar para noviembre próximo estas disposiciones, encaminadas a recaudar más fácil los impuestos.

De manera adicional se sabe que con la versión 3.3 los Proveedores Autorizados en Certificación (PAC), no puedan timbrar si el RFC de la persona a la que le hacen la factura no está dado de alta en su padrón, y aplica también para quienes tienen un RFC no actualizado.

Los cambios requeridos de igual forma tienen como objetivo unificar la factura, es decir, que no existan textos abiertos al momento de describir la compra venta de productos y servicios sino que todo sea a través de catálogos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s