EDITORIAL

Este fin de semana la PGR, la policía panameña y la INTERPOL detuvieron en Panamá a nuestro ilustre ex gobernador, Roberto Borge Angulo, cuando se disponía a emprender veloz fuga hacia Francia. Se fugaba como lo que ha resultado ser, un vulgar ladrón. Pero aquí, en Quintana Roo a las nuevas autoridades estatales y municipales con la detención del personaje al que se le cargaron todos los males del estado, se le acabaron las excusas para echar la culpa de todo y de la falta de resultados por parte del Ejecutivo a Borge.

Es cierto que el referido personaje resultó un “pillo” de marca mayor y que la mayor parte de su fauna de acompañamiento no le quedó a la zaga. Todo el mundo participó en la bacanal borgista y el resultado es un estado con una deuda superior a los 25,000 millones de pesos y una enorme desatención de años de los principales problemas de la entidad.

También es cierto que la deuda que arrastra la entidad, siendo alta es perfectamente manejable, ya que con un presupuesto estatal cercano a los 28,000 millones de pesos y una recaudación en alza permanente, un buen manejo financiero debería resolver sin demasiados problemas el fuerte pasivo. Claro está, si de verdad las nuevas autoridades en el área hacendaria son totalmente honestas, tal como se les supone.

En el aspecto político, los aciertos de la nueva administración no han sido muy notables. En el norte de la entidad, el nuevo Ejecutivo tuvo que pagar las cuotas de los apoyos que recibió para llegar al gobierno. En pocos meses unos cuantos de esos compromisos han resultado un auténtico fiasco. Chucho Pool, ex priista, el joven político que se sumó al equipo y hace pocos días fue defenestrado tras no tener ni un acierto en apagar los focos focos que se encendían en Puerto Morelos o Tulum; el mismo secretario de Gobierno, el notario panista de toda la vida, Francisco López Mena, un buen hombre y buen notario, pero pésimo político que culminó hace unos días su sarta de errores declarando que “estaba perdido el pleito limítrofe con Campeche”, algo que para los sectores nativistas de la entidad es cercano a la excomunión para un católico.

El gobernador se mueve, visita, inaugura o reinaugura las obras dejadas a medias por su antecesor, enfrenta los conflictos y declara a la prensa, especialmente al periódico del sistema “Luces del Siglo”, que se ha convertido en el vocero extraoficial del gobierno, pero de sus funcionarios poco se sabe y algunas, como su secretaría de Educación, Mariol Alamilla, mejor haría en estarse calladita.

Llegó el momento de la verdad, Borge en el “bote” y esperemos que la misma suerte sufran sus compañeros del atraca al estado, pero a partir de ahora se acabaron las excusas y el nuevo Ejecutivo debe comenzar a gobernar sin hacer referencias al inmediato pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s