Trump, al fin, hablará sobre Cuba

N. Mario Rizzo M.

(Corresponsal de UNQR para el Caribe)

LA HABANA.— Al fin Donald Trump, el más impredecible Presidente que hayan tenido los EEUU, hablará sobre Cuba, es decir, definirá cuál será su política hacia el sureño vecino. Lo hará desde la Florida el próximo viernes 16, claro está, si no aparecen eventos más urgentes.

Si bien Trump ganó la Florida en las pasadas elecciones, no fue precisamente gracias al voto cubano, pues en los condados de Miami Dade y Broward, donde predominan, Hillary ganó con 64% y 67% respectivamente.

Está por ver entonces si el flamante presidente decide castigar a los cubanoamericanos, defensores mayoritariamente de un mayor acercamiento a Cuba y de paso continuar su luna de miel con los capos políticos locales, o respetar la opinión de sus no electores.

El problema radica en que la mayoría del pueblo norteamericano desea relaciones totalmente normales con Cuba, tal y como su país las tiene con Rusia, China o Vietnam, lo cual implica poner fin a la maraña legal que representa el bloqueo económico, financiero y comercial vigente durante más de medio siglo.

Un reciente sondeo revela que el 65% de los electores norteamericanos están totalmente de acuerdo con las medidas tomadas por Obama a fines de su mandato para aflojar el bloqueo y mejorar las relaciones. Lo interesante es que de los republicanos encuestados seis de cada diez comparten esa opinión. Pero hay aún más, el 61% aprueba la eliminación total del bloqueo, y en ese porcentaje hay una gran cantidad también de republicanos.

Breves y pasajeras referencias a Cuba hechas por Trump hacen pensar que su línea será la de forzar cambios. Ha dicho que Obama le dio mucho a Cuba a cambio de nada, que en la isla se vulneran los derechos humanos, o que los cambios ocurridos no son profundos pues las tierras entregadas a campesinos lo han sido en usufructo y no en propiedad. Realmente poco ha hablado sobre el pequeño vecino, pues ha estado ocupado en deshacer entuertos, calmar a los medios luego de vilipendiarlos, aglutinar a los propios políticos republicanos aun cuando ha criticado el sistema, o apuntalar a Israel, congraciarse con Arabia Saudí, impedir un agravamiento de la relación con Rusia, y hasta encontrar formas de reducir tensiones con China.

Sobre todo no hay que tomar en cuenta lo antes dicho pues el Sr. Trump es experto en aquello de cambiar rumbos con celeridad. Los congresistas, de ambos partidos, lo saben y hacen lo suyo; dos proyectos están en la Cámara, uno la Ley de Libertad para Viajar a Cuba, el otro la Ley de Libertad para Exportar a Cuba. De hecho ambos para beneficio principalmente del pueblo y los empresarios norteamericanos, cuyos derechos han sido conculcados por la legislación caduca vigente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s