Al fin Trump se refiere a la política de su Administración sobre Cuba

N. Mario Rizzo M.

(Corresponsal para el Caribe de UNQR)

LA HABANA.— Hoy a la 1 PM toda Cuba pudo escuchar en vivo y en directo el discurso durante el cual el Presidente de los EEUU intentó definir la política de su Administración en relación con Cuba. Una síntesis del borrador de la Orden Ejecutiva había sido filtrada desde ayer por Público.Com y en su intervención poco de nuevo dijo el Presidente.

La ciudad de Miami fue el lugar escogido y el teatro Manuel Artime, nombrado así en homenaje al Jefe de la Brigada de exiliados cubanos que luego de ser entrenada por el Gobierno Norteamericano invadió Cuba en 1961, se vio atestado de invitados que para nada representaban a la mayoría de la comunidad cubano americana. Allí se encontraban políticos locales, expresos políticos, familiares de los aviadores que luego de violar el espacio aéreo cubano reiteradamente fueran derribados, los muchos funcionarios y mantenidos que sobreviven gracias a ocuparse de fomentar el odio hacia Cuba, y hasta un violinista que tuvo el coraje de interpretar ante Raúl Castro el himno nacional de USA cuando tenía 12 años y por lo cual cuenta le incendiaron su casa.

Cumpliendo las normas de un show televisivo, técnicas que Trump maneja muy bien, se produjeron efusivos agradecimientos al Senador Marco Rubio, quien a todas luces es quien “interpreta” la realidad cubana para el Presidente, así como a otros políticos cubano americanos que, como Rubio, nunca han estado en Cuba; también a madres de “víctimas” del régimen cubano, a expresos y, en ausencia, hasta a la líder de las Damas de Blanco; obviamente el violinista, no ya tan joven, volvió a interpretar “Barras y Estrellas” para el auditorio confesando haberse sentido más nervioso que cuando lo hizo ante Castro.

Se mantendrá en funciones la embajada en La Habana, los cubano americanos podrán seguir viajando a Cuba sin limitaciones así como enviando remesas a la isla, continuará la prohibición de ingresar ilegalmente a los EEUU por parte de ciudadanos cubanos, los norteamericanos podrán seguir viajando a Cuba, en grupos que respondan a los diferentes tipos de permisos que otorga ese país, pero tendrán que cuidarse de no gastar sus dineros en lugares administrados por entidades militares cubanas y en caso necesario deberán viajar acompañados de un chaperón nombrado por el gobierno. Nada se dijo de las compañías aéreas que ya negocian con Cuba o las empresas turísticas que ya tienen intereses en la isla.

Pero ¿qué hubo de nuevo en su discurso? Aparte de restringir el derecho de los norteamericanos de viajar a Cuba, no se podrá negociar con ninguna entidad de la isla cuyos ingresos se sumen a los del complejo económico nacional que por decisión de estado responde a las fuerzas armadas.

Habrá que leer detenidamente la Orden Ejecutiva, esperar los 90 días de los que disponen el Departamento del Tesoro y la Secretaría de Comercio para dictar las normas que lo hagan aplicable, y ver entonces que cambia y que no cambia en realidad.

Muchos consideran que el discurso representó un retroceso en lo avanzado en cuanto a regularizar las relaciones bilaterales, otros que se trata de una trumpada más donde la distancia entre lo dicho y lo hecho suele ser enorme, no falta quien considere que la agresividad e irrespetuosidad empleados sólo buscan una airada respuesta cubana para culpar a los de la isla de cualquier contramedida real que se produzca en un futuro.

A tales efectos el Presidente fue preciso, no se levantará el bloqueo hasta que Cuba renuncie a su forma de gobierno, autorice la creación de partidos políticos, permita total libertad de expresión y asociación, y realice elecciones libre bajo control internacional. Dicho de otra manera no cejará en su bloqueo comercial, económico y financiero, hasta que haya otro gobierno que no es el actual ni el que se espera para el 2018.

Donald Trump demostró su total desprecio por la opinión de la casi totalidad de los países que durante 24 años han estado condenando el bloqueo contra Cuba hasta el punto en que en la última votación se aprobó la condena sin votos en contra pues EEUU e Israel tuvieron la prudencia de abstenerse, pero es más, ha despreciado la opinión del 65% de los electores que se muestran favorables a una normalización total de las relaciones bilaterales.

Entonces ¿cómo interpretar la postura de Donald Trump? Hay quienes piensan que está pagando favores a congresistas que ocupan importantes cargos en comisiones concrecionales, otros que castiga a los cubano americanos “de a pie” porque en Miami Dade y Broward votaron mayoritariamente por la Clinton, y no falta quien piense que simplemente se está poniendo de manifiesto su incapacidad para gobernar una nación como los EEUU cuyo peso en las relaciones internacionales es tan importante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s