En Cancún el municipio “ahoga” a los restauranteros

CANCÚN.— Restauranteros de Cancún se inconforman por el pago por horas extras que les hace el Ayuntamiento de Benito Juárez y que asciende a 8 mil pesos por operar, por ejemplo, solo los domingos.

Aunado a ello los establecimientos de comida que operan en la ciudad deben enfrentar otras situaciones que ponen en riesgo su operación, como las “cuotas” por protección y la competencia desleal y desproporcionada que representan los centros de hospedaje “al inclusive”, contra los cuales es difícil competir bajo estas condiciones.

Haciendo cuentas de la cuota municipal, eso significa que cada restaurante debería vender ese día un monto de alrededor de 40 mil pesos para poder sacar el pago al Ayuntamiento.

Juan Pablo Aguirre, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) en Cancún, espera que la buena relación que llevan con el alcalde de Benito Juárez, Remberto Estrada Barba, les permita poder alcanzar un acuerdo razonable que ayude a las empresas del sector a ser competitivas.

La historia del cobro de tarifas por horas extra y venta de alcohol es una de claroscuros muy pronunciados. En los primeros meses de la gestión del alcalde verde ecologista no hubo mayor problema, las tarifas no se cobraban o el cobro era simbólico.

Sin embargo, en los últimos meses las diferencias empezaron a notarse en las facturas de los restauranteros hasta que las quejas llegaron a la presidencia de la cámara con una voz de alarma, el 90 por ciento de los asociados son Pymes y las Pymes no se pueden dar el lujo de pagar tanto dinero por un día, según su dirigencia.

Mientras buscan consenso con las autoridades deberán seguir pagando las cuotas al criterio de la presente administración. En el trienio de Paul Carrillo las discusiones subieron de tono al grado que el entonces líder del sector, Mauro Amati, advirtió que el seguir cobrándoles en miles de pesos el derecho de horas extra en la venta de bebidas alcohólicas llevará a la banca rota a cientos de empresas familiares.

El cobro de derechos como la basura y ahora las horas extras, por citar dos, son gastos notorios en su presupuesto mensual de una familia que tiene una taquería, es decir, un negocio familiar que paga 2 mil pesos al mes de renta y por vender cerveza los domingos paga en cambio 8 o 9 mil pesos.

Las tarifas no fueron aprobadas por la actual ni la pasada administración municipal pero son ejecutadas al pie de la letra y eso preocupa incluso a las cerveceras que temen se caigan sus ventas en el comercio formal por el excesivo cobro por derecho a venderla.

En total serían 3, 500 los centros de venta los afectados, un segmento que lucha al día de hoy por desregular sus trámites y sus costos. Para algunos restauranteros resulta más barato ir con un coyote a gestionar un trámite que hacerlo en las ventanillas de una dependencia municipal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s