Nueva Orleans espera a Harvey con el fantasma de Katrina presente

N. Mario Rizzo M.

(Corresponsal para el Caribe de UNQR)

LA HABANA.— Los habitantes de Luisiana, principalmente de Nueva Orleans, esperan hoy la llegada de la depresión tropical Harvey, para ellos las heridas del huracán Katrina del 2005 no están totalmente restañadas, sobre todo para los familiares de los 1836 fallecidos.

El organismo tropical, ahora debilitado, penetró como huracán en Texas y dejó al menos 30 muertos, pero tal y como se había pronosticado, impedido de avanzar hacia el norte, recurvó, salió al mar y entrará nuevamente en tierra más al este provocando fuertes lluvias.

Este movimiento atípico del meteoro recuerda a los cubanos de más edad, y a los estudiosos de estos fenómenos, el huracán Flora de 1962 el cual, sorpresivamente, hizo un lazo sobre tierra para luego avanzar hacia el occidente sobre territorios ya afectados anteriormente. El Flora dejó más de 1000 muertos en Cuba y cerca de 8000 en total si se incluyen los causados en La Española.

En Cuba aquella dramática experiencia motivó que el país emprendiera una vertiginosa carrera en el desarrollo de la meteorología tropical y el pronóstico efectivo del tiempo, el desarrollo de planes de construcciones hidráulicas, y se estableciera un sistema de Defensa Civil capaz de enfrentar las más adversas condiciones climáticas.

Es sabido que más del 50% de los fallecidos durante el paso de un huracán se deben a las inundaciones que provoca, por lo cual la evacuación de personas en zonas de peligro resulta elemental. En Cuba se notifica a las personas el riesgo que corren, se trasladan y reubican en lugares seguros, y las autoridades garantizan la seguridad de sus propiedades provisionalmente abandonadas; cierto es que algunos ciudadanos hacen resistencia a ser trasladados, pero finalmente la cordura triunfa. Hace menos de un año el Huracán Mathew abatió la zona oriental de la isla; transitó por zonas agrestes de poblados aislados, pero no hubo ni una víctima fatal.

Tal vez por eso para los cubanos resultó extraño que decenas de personas muriesen en Texas, uno de los estados más ricos de los EEUU. Con sorpresa conocieron que las personas de las zonas de impacto tenían que auto evacuarse, lo que significa un gran riesgo para los no informados, los amantes del peligro, o simplemente para aquellos con miedo a abandonar sus propiedades.

Venezuela ha ofrecido una ayuda de 5 millones de USD para los afectados en Texas, el donativo se haría a través de la única entidad venezolana a la que se permite transacciones en USA, una empresa que refina y distribuye combustibles en ese país. Está por ver si el gobierno norteamericano lo acepta o lo rechaza como lo hizo cuando Cuba quiso enviar médicos tras el paso del Katrina.

Esperemos que en estos 12 años transcurridos se hayan reforzado en Nueva Orleans los diques, se traslade a tiempo a las personas en peligro, se tomen las medidas necesarias y que lo ocurrido en el 2005 no se repita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s