Congreso estatal: total opacidad, nula transparencia

Eduardo Martínez Arcila

CHETUMAL.— Contrario a lo que ha vociferado Eduardo Martínez Arcila, presidente de la Gran Comisión del Congreso de Quintana Roo, de que “se ha cumplido al 100 por ciento con las obligaciones que marca la Ley de Transparencia”, la realidad es que lo que ha proliferado en la actual Legislatura es la opacidad, los excesos, el derroche de recursos y el “amiguismo” para designar “asesores”, que no han resultado más que aviadores a cuenta del erario estatal.

El “transparente” Martínez Arcila lo es de dientes para fuera, pues hace gala de total opacidad al haber mandado “bajar” de la página de la sección de Transparencia del portal del Congreso el contrato relativo a las contrataciones de servicios profesionales por honorarios.

Pero se sabe que, de mayo a agosto de este año, un total de 63 personas fueron contratadas por honorarios para ejercer el cargo de “asesores” de los diputados locales, con sueldos que oscilaron entre 4 mil y hasta los 50 mil pesos mensuales.

No obstante, la realidad es que nadie sabía a ciencia cierta si ejercieron a cabalidad sus funciones, aunque la mayoría eran “aviadores”, amigos cuya verdadera función consiste en realizar trabajos políticos directamente para los diputados y el partido al cual pertenece cada uno, con fines de acuerdo a sus ambiciones políticas.

Este exceso de 63 empleados, avalado por el flamante presidente de la Gran Comisión, representó una erogación mensual de un millón 502 mil 630 pesos. Lo malo de esto es que se trata de recursos públicos.

Pero si esto no parece tan perverso, lo es aún más el hecho de que Martínez Arcila ha sabido sacar tajada de esta situación, pues por cada sueldo de asesor obtiene su “comisión” de hasta 70 por ciento del pago por honorarios, correspondiéndole al asesor el restante 30 por ciento.

La mayoría de estos empleados cobran entre 10 mil y 25 mil pesos mensuales netos.

Asesores y sueldos:

Yolanda Esther Uc Cruz, cobra 4 mil pesos mensuales, y por hacer lo mismo, Diana Ivón Sáenz Rivera, cobra 50 mil pesos, de sueldo neto. Paula Eunice Torres Bui cobra 5 mil pesos al mes, y por idéntico trabajo, según su contrato, Manuel Santiago López Meneses, cobra 44 mil pesos mensuales. También hay los que cobran 9 mil pesos por idéntico servicio prestado: Erika Jacqueline Constantino Cerda.

Los que más caro cobran son: Francisco Amaro Lara, Fernando Haro Salinas, Javier Osorio Polanco, Jorge Augusto Rodríguez Escalante, Edgar Mauricio Flores Chaverry, Sandra Nayeli Kauil Moo, Mauro Aguilar Nogales, y Manuel Alejandro Cab Salazar, pues cada uno de ellos ha cobrado 50 mil pesos mensuales de enero a abril de 2017.

También están Manuel Santiago López Meneses, con percepción mensual de 44 mil pesos; Antonia Hernández García, Ángel Isaac Vázquez Giovanniello y Elsy del Carmen Flores Solís, de enero a abril, han recibido 40 mil pesos cada mes.

Karla Robles Miranda tiene sueldo de 32 mil pesos netos, y quien ha estado permanentemente “becada” por las hermanas Beristain Navarrete, pues también ha estado como “prestadora de servicios profesionales” en el Senado, con Luz María Beristain. (Con información de Somos Tus Ojos. Transparencia por Quintana Roo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s