Origen y significado de la palabra Biblia

Konaté Hernández

Las Sagradas Escrituras están conformadas en 73 libros, los cuales se dividen en Antiguo Testamento con 46 libros entre los que se encuentran el Pentateuco, los libros históricos, los poéticos y sapienciales y proféticos, y el Nuevo Testamento que contiene 27 libros entre los que se encuentran los Evangelios, Hechos de los Apóstoles las Cartas y el Apocalipsis.

Por lo tanto la Biblia es la Palabra de Dios escrita, siendo el propio Dios a lo largo de los siglos, que inspiró a diversas personas (respetando su capacidad, inteligencia y cultura) a poner por escrito parte de lo que Él ya había revelado y que ya se transmitía en la llamada Tradición oral.

La palabra Biblia procede del griego y significa “los libros”, de hecho, “Biblos” fue el nombre que dieron los griegos a la ciudad fenicia de Guebal (Ezequiel capítulo 27, versículo 9), situada 40 km al norte de Beirut, en Líbano, que era el lugar más importante para el tráfico de papiro traído de Egipto. Asimismo del griego pasó al latín y del latín a las lenguas occidentales, como una palabra singular y femenina que designa la colección de libros sagrados de los judíos y cristianos: la Biblia, el libro más leído y más vendido de toda la historia.

La Biblia contiene de manera escrita la historia de la salvación, es decir, el camino de relación del hombre con Dios: lo que el Señor ha hecho y hace, su plan para que el hombre alcance la vida verdadera y la respuesta que la humanidad ha dado a esta intervención divina en los acontecimientos terrestres.

Finalmente el oficio de interpretar correctamente la Palabra de Dios corresponde al Magisterio de la Iglesia, pues la Biblia se dio por inspiración Divina a los profetas, siendo la Iglesia católica la que determinó en Cartago, África, en el año 397, entre varios escritos del Antiguo y del Nuevo Testamento cuales sí son Palabra de Dios. Esto se puede corroborar en el Evangelio según San Mateo capítulo 22, versículo 29, donde Cristo dice “erráis ignorando las Escrituras”, de ahí que son muchos los testimonios que demuestran el empeño que los Pontífices y de los Purpurados por mandato del Señor han puesto para que la gente de todos los países se posesionen de la Palabra Divina, con la enseñanza del Magisterio e iluminados por el Espíritu Santo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s