Embajadas de Cuba y EU en ambas capitales reducen al mínimo su actividad

N. Mario Rizzo

(Corresponsal para el Caribe de UNQR)

Escultura ecuestre de José Martí en el Parque Central de Nueva York.

LA HABANA.— Luego de las medidas unilateralmente adoptadas por los EEUU dando respuesta a un supuesto y añejo “ataque sónico” las actividades propias de una legación diplomática, tanto de la embajada norteamericana en Cuba como de la cubana en Washington DC, se han reducido a un mínimo.

El consulado cubano en el país norteño contaba con 16 funcionarios, cuya principal misión es la de atender los requerimientos consulares de la amplia diáspora cubana en ese país, ahora sólo cuenta con un diplomático que obviamente sólo podrá atender los asuntos urgentes.

La embajada norteamericana en La Habana ha anunciado que las personas que ya contaban con visas podrán viajar, pero que al menos en los próximos tres meses no podrán atender nuevas solicitudes, lo cual representa un serio problema hasta para atender las gestiones requeridas por funcionarios cubanos que han estado viajando, y supuestamente deben continuar haciéndolo, para participar en reuniones de diferentes comisiones bilaterales creadas para tratar una gran gama de asuntos de alto interés para las dos partes. Demostrando una falsa preocupación por las personas afectadas las autoridades norteamericanas han informado que quienes deseen solicitar visas pueden ir a un tercer país y solicitarla desde allí.

Familiares de emigrados, gente sencilla que aspiraba a visitar los EEUU como turistas, y muchas otras personas, calificables en otras categorías, ven obstaculizados sus planes debido a decisiones precipitadas y posiblemente infundadas. Muchos de ellos se preguntan cómo el presidente Trump adopta tan dramática postura con motivo de haberse enfermado un grupo de diplomáticos y sus familiares, mientras elude tomar partido contra la proliferación del uso de armas letales en su país, o simplemente abandona a su destino a más de 3,5 millones de portorriqueños.

Mientras, en La Habana, ciudad en calma y recuperación, todos están al tanto de la evolución de la nueva tormenta tropical que puede afectar, al menos con abundantes lluvias, el occidente de la isla, y muy a tono con el carácter y temperamento de sus habitantes trabajan intensamente en la colocación de una escultura en su centro histórico.

Pero no se trata de una escultura cualquiera, es una copia a tamaño original con más de tres toneladas de metal, del monumento a José Martí ubicado en el Central Park de New York, y para sorpresa de muchos se trata de un obsequio del pueblo norteamericano al pueblo cubano.

El Martí montando sobre su caballo, que recrea los últimos momentos vividos por el Apóstol cubano, está siendo emplazado en el parque 13 de Marzo a un costado del antiguo Palacio Presidencial, hoy en día Museo de la Revolución, muy cerca del lugar donde también se encuentra el Yate Granma, nave que vincula a los cubanos con otro pueblo cercano, el mexicano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s