Cancún, punto clave de las comunicaciones con Cuba

CANCÚN.— La relación entre Washington y La Habana, siempre frágil, dio un tenso giro el 24 de febrero de 1996, cuando cazas Mig cubanos derribaron dos aeronaves civiles pertenecientes a la organización de exiliados cubanos en Estados Unidos “Hermanos al rescate”.

Este hecho revirtió el incipiente proceso de distensión y alejó la posibilidad de un acuerdo con la Unión Europea (UE), organismo que condenó dicho acto.

Fue entonces que Cancún se convirtió en el “puente” idóneo de estadounidenses que querían viajar a la isla de Cuba, pues el conflicto generado incidió de forma directa en el turismo y en la atracción de inversionistas extranjeros y fuentes de capital, necesarios para salir de la crisis económica en la que se encontraba sumida la isla caribeña.

A partir de ese año el número de ciudadanos norteamericanos en tránsito a Cuba incrementó, en beneficio del destino turístico de México, toda vez que al ingreso de estadounidenses en Cuba su pasaporte no era sellado por las autoridades de Migración en el aeropuerto de La Habana, lo que posibilitaba repetir posteriormente el viaje utilizando la ruta de Cancún. Gracias a ello, este destino se benefició con turismo “de paso” que dejaba una importante derrama económica durante su estadía.

Actualmente la comunicación entre Cuba y La Habana es significativa, pues hay cuatro vuelos diarios operando: uno de Aeroméxico, dos de Interjet y uno de Cubana, que representan una capacidad de traslado de aproximadamente 600 pasajeros al día.

Con la entrada en vigor este jueves de las nuevas restricciones de viaje y prohibiciones de hacer negocios con ciertas empresas de la isla impuestas por la administración de Donald Trump, Cancún podría convertirse en país base para viajar a Cuba, dada la conexión que tiene con la isla, lo que representaría una derrama económica de entre 400 y 500 millones de pesos al año.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos publicó el pasado miércoles las nuevas regulaciones para los viajes y el comercio con Cuba, que se implementarán de forma inmediata en el marco de la decisión de Trump de congelar la normalización de las relaciones bilaterales emprendida por su predecesor en la Casa Blanca, Barack Obama.

A partir de ahora los estadunidenses tendrán prohibido hacer transacciones con entidades cubanas controladas por los servicios militares, de inteligencia y de seguridad. Mientras que los viajes individuales de estadunidenses a la isla para abrir contactos con el pueblo cubano que no tengan carácter académico ya no estarán autorizados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s