Se reúne el Papa con líderes budistas y urge a trabajar por la paz en Birmania

RANGÚN.— El Papa se reunió hoy con el Consejo Supremo de la ‘Sangha’, el órgano formado por los máximos líderes del budismo birmano, a quienes urgió a trabajar “por la paz, el respeto de la dignidad humana y la justicia para todos”.

Con el telón de fondo de la persecución que sufre en el país la minoría musulmana de los ronhinyás, también duramente atacados por ser considerados terroristas por una rama extremista de los budistas, el discurso de Francisco se esperaba con atención.

En su tercera jornada en Birmania (Myanmar), el pontífice se descalzó, como exigen las normas budistas, para encontrarse con los líderes religiosos en el centro Kaba Aye, un lugar simbólico en un país donde el budismo es religión de Estado.

Después de reunirse con el Jefe del Ejército y con la consejera de Estado, Aung San Suu Kyi, Francisco encontró a la tercera fuerza más influyente en el país, representada en este órgano formado por 47 monjes que se sentaron delante del Papa a oír su mensaje.

Francisco, al igual que ayer, no pronunció el término ‘rohinyá’, como le han aconsejado desde la Iglesia local para evitar reacciones violentas, pero invitó a los budistas a valerse de su sabiduría para curar las heridas causadas por los conflictos que han divido al país.

Que esta sabiduría siga animando todos los esfuerzos que se realizan para promover la paciencia y la comprensión, y para curar las heridas de los conflictos que a lo largo de los años han dividido a personas de distintas culturas, etnias y convicciones religiosas”, indicó.

Jorge Bergoglio explicó que el acto de hoy era importante “para renovar y reforzar los lazos de amistad y de respeto que unen a los budistas y a los católicos” y “una oportunidad para reafirmar nuestro compromiso por la paz, el respeto de la dignidad humana y la justicia para todos los hombres y mujeres”.

Las personas necesitan que los líderes religiosos den este testimonio común sobre todo en un momento particularmente grave para el mundo”, destacó.

Frente a estos desafíos, jamás debemos resignarnos”, exclamó.

Pero recordó que “si debemos estar unidos, como es nuestro propósito, es necesario superar todas las formas de incomprensión, de intolerancia, de prejuicio y de odio”.

Indicó que estos esfuerzos no son solo prerrogativas de los líderes religiosos ni competencia exclusiva del Estado, sino que debe colaborar “la sociedad en su conjunto”.

Los líderes civiles y religiosos tienen la responsabilidad de garantizar que cada voz sea escuchada, de forma que se puedan comprender con claridad y confrontar en un espíritu de imparcialidad y de recíproca solidaridad los desafíos y las necesidades del momento presente”, declaró.

Francisco tendió la mano de la Iglesia católica para ayudar cuando sea necesario y concluyó con un llamamiento a trabajar “hombro con hombro por el bien de cada uno de los habitantes de esta tierra”.

Al igual que el Papa, el líder de los monjes de la Shanga, Bhaddanta Kumarabhivamsa, invitó a trabajar, pero sin interferir en los asuntos de las otras religiones, y a cooperar para construir puentes de paz en el mundo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s