Chedraui desembarca en Cuba

N. Mario Rizzo M.

(Corresponsal de UNQR para el Caribe)

Chedraui en Cuba

LA HABANA.— Hace muchos años, al oeste de la ciudad de La Habana, fue construido un enorme restaurante de moderno diseño y gran belleza bautizado como El Pedregal. Muy cercano al Palacio de las Convenciones siempre se dijo que era una instalación destinada a ser una segunda opción en caso de que las del propio Palacio resultaran insuficientes.

Estuvo en servicio por bastante tiempo, siempre con escasa asistencia de público, hasta que hace casi dos años fuese cerrado tras, según comentarios populares, se detectaran allí diversas irregularidades. Un cartel colocado desde entonces informaba que El Pedregal sería convertido en un gran centro comercial que se dice debe incluir supermercado, restaurante, cafetería, tienda de productos de aseo personal y para el hogar, salón de venta de muebles, y otros.

Hace pocos días fue abierto al público el supermercado que ocupa una parte del muy amplio local; de inmediato vecinos y público en general, que por diversas vías había conocido de su apertura no anunciada públicamente, comenzaron a visitarlo. Hoy alistaban la cafetería para su puesta en servicio en horas de la tarde.

Chedraui en Cuba

Para sorpresa de los asistentes, sobre todo de los muchos cubanos que han viajado a México, pudieron comprobar que los productos a la venta se corresponden con los ofertados por Chedraui, e incluso muchos de ellos identificados con el logo de la misma. Algunas de las empleadas usan incluso el vestuario de la cadena comercial del vecino país.

En Cuba las personas adquieren sus productos alimenticios en una amplia red de las aquí llamadas bodegas donde los pagan en moneda nacional no convertible (CUP) a precios generalmente subsidiados pero sujetos a una norma de distribución, los cuales por lo general no cubren todas sus necesidades. Existen además supermercados a lo largo de todo el país, pertenecientes principalmente a dos cadenas estatales, TRD y Panamericana, donde pueden comprar en moneda libremente convertible (CUC) diversos productos sin estar sujetos a la llamada “cuota” o “canasta básica”.

Los cubanos acceden a la moneda convertible cuando reciben remesas del extranjero, si trabajan en el sector no estatal, o como parte de su estimulación salarial cuando su empresa cumple los planes de producción o servicios fijados por el Estado.

Los supermercados de “venta libre” no siempre están adecuadamente surtidos y los precios de venta son elevados si se toma en cuenta el nivel adquisitivo de la mayoría de la población. Las personas conocen que las ganancias obtenidas por esta red sirven para que el país compre en el exterior parte importante de sus suministros como la leche en polvo, el pollo, y otros.

Lo anterior explica la primera sorpresa de los asistentes al nuevo centro comercial cuando, a pesar de no disponer aún de todas las secciones típicas de un Chedraui, pudieron apreciar un amplio surtido de productos de muy buena calidad algunos y de amplia demanda todos; la segunda sorpresa ocurrió cuando pudieron apreciar los precios que resultan más elevados incluso que similares a la venta en otros centros de las redes TRD o Panamericana.

Un ejemplo pudiera ser el de la cerveza Barrilito expendida a 2 dólares cada botella cuando un estuche de seis unidades en México está alrededor de los tres dólares. Ese, y otros precios, nos hizo conversar con una chica, aparentemente jefa de salón y vestida con el uniforme de Chedraui, quien nos dijo que los precios están siendo objeto de revisión y posiblemente en breve plazo algunos sean revisados.

Chedraui en Cuba

Por lo pronto la apertura de un supermercado, se comenta que se está montando otro en el barrio conocido por El Vedado, abastecido por una cadena en capacidad de mantener un suministro amplio y constante es buena noticia para los habaneros. El local no tiene cartel alguno que lo identifique con la cadena Chedraui, lo cual parece indicar se trata de una inversión conjunta, cabe esperar sea habilitado con todas las secciones incluidas en las unidades existentes en México, mientras parece que el público continuará fluyendo y a la espera de un ajuste de precios que haga sus productos más asequibles.

Clientes pueden comprar ya frascos de cajeta, chiles en conserva, cervezas mexicanas, conservas típicas del vecino país, y muchos otros productos que han venido a ampliar las opciones de compra de una población poco acostumbrada a las prácticas consumistas de otras economías.

Conversando con un cliente a la salida del supermercado pudimos comprobar se encontraba satisfecho con sus compras, y entre risas dijo: “¡Bienvenidos los Chedraui!, y si no fuera por el empecinado de Trump quizás hasta cadenas norteamericanas pudiesen recibir espacio en nuestra red comercial”.

Así son los cubanos. Se quejan de los precios, pero algo compran; se alegran por los avances, pero quieren más. Es que esta isla es un gran laboratorio social donde se busca la fórmula de insertarse en el mundo actual sin perder las aquí llamadas “conquistas del socialismo”: salud pública y educación universal gratuita ambas, seguridad social garantizada, acceso al deporte y la cultura a mínimos costos, y otras muchas más.

Por eso los cubanos educados en los principios de las teorías marxistas dicen que el Socialismo es el régimen cuyo fin es satisfacer las necesidades siempre crecientes de la población, aunque algunos olviden que otra máxima de esa teoría expresa que cada cual aportará de acuerdo a sus capacidades y cada cual recibirá según lo que aporte.

En los últimos tiempos, el gobierno cubano ha concentrado toda la venta de productos alimenticios y de primera necesidad en manos del grupo empresarias GAESA, propiedad del Ejército, y dirigido personalmente por el yerno del Presidente de la República, Raúl Castro.

La crisis económica que está padeciendo la isla en estos momentos, ha hecho inviable a GAESA abastecer la red de tiendas minoristas que mantiene en todo el país y que son, en muchos casos, la única forma de abastecimiento de la población, por lo que se ha manejado la posibilidad de cerrar muchos de estos locales, y airea surge la alternativa de sociedades conjuntas con empresas distribuidoras extranjeras y la mexicana Chedraui es la primera en llegar a la isla, ofreciendo la posibilidad de que el mercado cubano se abastezca directamente de una infinidad de productos de esa nacionalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s