Llegó el invierno boreal al Golfo de México, las Antillas y Centroamérica

N. Mario Rizzo M.

(Corresponsal para el Caribe de UNQR)

LA HABANA.— La llegada anual del invierno en el hemisferio norte no es noticia, siempre que no se desarrolle de manera diferente, pero el invierno 2017-2018, que recién comienza, parece que ha venido con la diferencia necesaria como para serlo. Una masa polar venida desde Norteamérica para entrar con fuerza en el Golfo de México, y una baja en el Atlántico, remontando toda la costa este de los EEUU hasta amenazar New York, han contribuido a ello.

No ha sido el primer sistema invernal de la temporada, le han precedido otros cinco que permitieron a las personas, sobre todo a los cubanos, sacar sus abrigos desde fines de noviembre. No es que se congelen los saltos de agua, como ya ocurrió con las cataratas del Niágara, o que se interrumpan los vuelos, como en Seattle a fin de año, pero poco acostumbrados a temperaturas ligeramente bajas, acompañadas de una elevada humedad relativa y vientos norteños sostenidos, los cubanos y en alguna medida los residentes en La Española, han comenzado a caracterizarlo como el más fuerte de los últimos años.

Los centroamericanos no han salido indemnes pues, al menos Costa Rica y Honduras, han declarado Alerta por el crudo invierno, que para ellos se traduce en lluvias torrenciales y devastadoras. Al sur de los EEUU los citricultores floridanos ya se preocupan pues en la capital del Estado vieron caer más de 2 cm de nieve y mucha aguanieve recientemente.

Los de Miami vieron amanecer el día de hoy con 8 grados C y les anunciaban una noche muy fría donde podrían registrarse temperaturas aún más bajas.

En la cálida Tampa hubo frío, mucho frío. Decenas de “sin casa” pudieron palearlo gracias a que un buen hombre colgó abrigos y mantas en el parque más céntrico, con tarjetas adosadas, donde decía que esa prenda no había sido olvidada y que quien la necesitase podía tomarla. Como buen samaritano sólo firmó con sus iniciales y seguramente podrá dormir plácidamente por muchos días.

Más al este se reportaba que muchas iguanas estaban cayendo de los árboles afectadas por el frío y que algunas incluso morían. Esperemos que para esos típicos animalitos también aparezcan cuidadores que les proporcionen abrigo y calor en lugar de convertirlas en “pollo de árbol”.

En Cuba la gente aprovecha para sacar sus prendas de abrigo, olorosas a closet y humedad, y se visten como para iniciar excursión al polo. Baja el consumo de cervezas y aumenta el de ron. Las calles se ven desiertas desde temprano y la conversación no puede versar sobre otro tema que no sea el frío; la TV se reafirma como el entretenimiento preferido y los televidentes no esperan el cierre del canal pues se van temprano a la cama, o al menos tan pronto termine el partido del día en las finales de la Serie Nacional de Beisbol.

Ha llegado el invierno, pero no uno cualquiera sino uno de verdad; pero ya pasará para dar lugar a la temporada de lluvias y de ciclones, y entonces achicharrados de calor clamarán porque llegue de nuevo el invierno… pero no tan duro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s