El mensaje de Trump a los “dreamers” y la respuesta de los obispos

Dreamers

Jaime Septién

 

El pasado martes, ante el Congreso de Estados Unidos, el presidente de ese país, Donald J. Trump pronunció su discurso del Estado de la Unión, en el que enumeró los cuatro pilares principales para su propuesta de migración:

​El primero de ellos es el dar la ciudadanía a 1.8 millones de “dreamers”. Dijo que apoyará ante el Congreso de Estados Unidos una iniciativa que daría la ciudadanía dentro de 10 o 12 años a estos jóvenes que llegaron siendo niños o jóvenes a su país.

Aunado a esto, el segundo punto de su política migratoria expuesta ante el Congreso es construir el muro que llamó “del siglo 21″; este muro, enfatizó Trump, tendrá como objetivo “blindar” la frontera sur de su país, la que tiene con México, con el fin de acabar con el paso de “pandillas” y frenar la llegada de “terroristas y delincuentes”.

El tercer punto de la política migratoria del presidente estadounidense está enfocado a lo que llama su gobierno la “inmigración basada en méritos”.El propósito es acabar con la lotería de visas y establecer un plan de inmigración basado en méritos, con el fin de permitir la entrada de extranjeros que quieran trabajar en Estados Unidos y “que amen y respeten a nuestra nación”.

Finalmente, el cuarto punto consiste en terminar con la “migración en cadena” y sólo dar el apoyo a las esposas, esposos e hijos menores de los inmigrantes afincados en Estados Unidos. Trump dijo que, actualmente, los inmigrantes pueden llevar a un número “virtualmente ilimitado de parientes”. Este punto se enfoca en “proteger la familia nuclear” y “no solamente nuestra economía, sino también la seguridad de Estados Unidos”.

En este mismo orden de ideas, Trump pidió al Congreso un nuevo marco legislativo que apoye el trabajo de la llamada “Border Patrol” (Patrulla Fronteriza) que “lucha contra las pandillas”.

“Esta noche hago un llamado al Congreso para que finalmente cierre las lagunas que han permitido a MS-13 (una mara centroamericana) y otros criminales entrar a nuestro país. Hemos propuesto una nueva legislación que arreglará nuestras leyes de inmigración y apoyará a nuestros agentes de ICE y de la Patrulla Fronteriza, para que esto no vuelva a ocurrir nunca más”, dijo Trump.

Solución a los “dreamers”, compasión a las familias

Por su parte, el presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), el obispo de Austin, Joe Vásquez, señaló que los obispos católicos veían con optimismo la propuesta de la administración Trump de darles a los “Dreamers” que están inscritos en el DACA y los que no lo han hecho (por eso se habla de 1.8 millones y no nada más de 690,000) un camino hacia la ciudadanía, pero, al mismo tiempo están “profundamente preocupados”, sobre el “impacto en la unidad familiar” del proyecto migratorio presentado en el discurso sobre el Estado de la Nación.

“Acogemos con beneplácito la propuesta de la administración de incluir un camino hacia la ciudadanía para los ‘Dreamers’, sin embargo, los recortes propuestos para la inmigración familiar y la eliminación de las protecciones a los niños no acompañados. Son profundamente preocupantes”, subrayó el obispo Vásquez.

Hay que recordar que el DACA (programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) fue disuelto por Trump en septiembre de 2017 (había sido instaurado por Obama en 2012). El actual presidente dio la misión al Congreso de Estados Unidos de encontrar una salida legislativa antes del próximo 5 de marzo a los 690,000 jóvenes inscritos en el programa, pero el Congreso no ha llegado a ningún acuerdo, sobre todo porque está ligado a los 25,000 millones de dólares que pide la administración Trump para construir el muro fronterizo y reforzar la seguridad en la frontera con México.

“La inmigración familiar es parte de la base de nuestro país y de nuestra Iglesia”, dijo el prelado estadounidense. Y añadió: “El Papa Francisco afirma: ‘La familia es la base de la coexistencia y un remedio contra la fragmentación social’. Mantener y proteger a la unidad familiar, independientemente de sus orígenes nacionales, es vital para nuestra fe”.

“En la búsqueda de una solución para los ‘dreamers’, no debemos darle la espalda a los vulnerables”, dijo el Obispo Vásquez en su declaración. “No deberíamos, por ejemplo, intercambiar el bienestar de los niños no acompañados por el bienestar de los ‘Dreamers’. Todos sabemos que son hijos de Dios que necesitan nuestra compasión y misericordia”.

Los obispos de Estados Unidos, “instan a una solución bipartidista que se adapte estrechamente” para mantener el DACA en su lugar, dijo el obispo. “El tiempo es esencial. Todos los días experimentamos las consecuencias humanas de la acción retrasada en la forma de jóvenes que pierden su sustento y su esperanza”.

“Como pastores y líderes de la Iglesia, vemos este temor y tristeza en nuestras parroquias y, como tal, seguimos pidiendo una acción inmediata”, agregó el obispo Vásquez. “Los funcionarios electos deben mostrar liderazgo para promulgar rápidamente una legislación que garantice nuestra seguridad y sea humana, proporcionada y justa”. (aleteia.org).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s