El Mortero

Redes

Konaté Hernández

 

Si el ciudadano no tiene una conciencia bien formada respecto a quienes aspiran a los diferentes cargos de elección popular y analice a sus candidatos y por cuenta propia, el aparato gubernamental a través de los medios masivos de comunicación y ahora también a través de las redes sociales difundirá la propaganda de manera subliminal de tal forma que manipulará al elector incauto e indeciso, y sobre todo a quienes ejercerán su derecho al voto enojados, con ira o incluso por cierta simpatía, lo que podría nublar el buen juicio del electorado y tomar una decisión errónea de la que pudieran arrepentirse durante el resto del sexenio.

Sin embargo y ante el hartazgo de la población por las autoridades que la representan, con toda seguridad la gente logrará vencer por primera vez en la historia del país el abstencionismo, y no como sucedía en el pasado que el número de electores muy rara vez sobrepasaba el 60 por ciento, lo que significa los candidatos triunfaban con el 33 por ciento de la votación, siendo tan solo el 20 por ciento de la población la que determinada quien quería que la gobernara, es decir dicho en otras palabras una minoría organizada imponía su voluntad a la mayoría de los ciudadanos.

Debido a la tanta información que circula por todos lados acerca de los candidatos, llámese medios o redes sociales, y con ello ya se ve una ciudadanía mejor informada, sin embargo podría estarse dando aquel fenómeno de que cada persona reciba una torta, un refresco y 500 pesos y 500 pesos, lo que podría ocasionar que el resto del sexenio la gente viva en el arrepentimiento por haber elegido mal o por haber vendido su voto al mejor postor.

Un buen ciudadano debería votar consciente, seguro de que lo hace por la persona que traerá el mayor bien posible a la sociedad o al menos el menor mal, es decir votar con la cabeza no con el hígado. Por otro lado no será nada raro que el ciudadano decepcionado, engañado vote en contra del partido gobernante por las promesas incumplidas, por lo que en este caso se estaría dando como siempre el voto de castigo, votando erróneamente por el candidato que ofrece ciertas expectativas per del cual se desconoce su trayectoria política, llevando a la sociedad a castigarse a sí misma y no al sistema político del cual votó en contra.

Finalmente una conciencia bien formada llevaría a la ciudadanía a hacer sus actos con pleno conocimiento y consentimiento de la voluntad, situación que es más fácil decir que hacer, y es que hoy en día hay tantas opciones y opiniones que no es fácil formarse una idea clara y precisa de quienes son los candidatos y ante tal perspectiva es necesaria analizar correctamente en el sentido de hacer del 2018 una fiesta democrática y un ejemplo de civilidad y votación consciente.

 

Noticias de Quintana Roo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s