El Mortero

Juan Vergara

En las últimas semanas, la vida política de Quintana Roo se ha sumergido en un mar de contradicciones, pero escarbando un poco en el contexto en que se mueve nuestra clase política, todo tiene un trasfondo diferente al que se muestra a la opinión pública.

Comienza a enrarecerse el ambiente con la detención de Gabriel Mendicuti, ex alcalde de Solidaridad y ex secretario de Gobierno de Roberto Borge. Ante la opinión pública, este hecho pareció una venganza del actual Ejecutivo contra él.

Días después, en la Ciudad de México fue detenido y enviado a Chetumal Mauricio Góngora, ex candidato a la gubernatura por el PRI y también uno de los hombres más representativos de las anteriores administraciones.

Con ambas detenciones pareciera que la administración actual intentaba “poner quietos” a los hombres del borgismo para que no intervinieran en el proceso electoral próximo.

La respuesta priista no se hizo esperar y casi sin dejar tiempo a que en la entidad se digiriera el aviso, llegó el contragolpe con la detención, por parte de la SEIDO y bajo la acusación de lavado de dinero, de Juan Vergara, ex secretario de Hacienda estatal y tras su renuncia al cargo a su candidatura al Congreso federal por el PRD.

El golpe a la administración de Carlos Joaquín pareciera contundente, aunque escarbando más profundamente resulta que al actual gobernador le han hecho un favor político quitándole de en medio al grupo foráneo que condicionó su gobierno desde la misma campaña.

No es un secreto que Carlos Joaquín contó para ganar las elecciones con la ayuda moral y financiera del ex gobernador panista de Puebla, Rafael Moreno Valle, hombre que por cierto aspiraba a la candidatura del PAN a la Presidencia de la República en las próximas elecciones de julio.

Tampoco es un secreto que Juan Vergara fue el perfecto enlace para la campaña de Carlos Joaquín y claro, una vez ganado el proceso, fue el hombre que manejó las cuentas del estado, lo que aunado a la presencia del “grupo poblano” en todos los ámbitos de la nueva administración, tuvieron condicionada la política del Ejecutivo estatal.

Una vez liberado de sus ataduras, el gobierno de Carlos Joaquín queda mucho más libre de ejercer el poder a plenitud y poner en los puestos de responsabilidad de la presente administración a su gente incondicional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s