Rosita Fornés: de las más auténticas entre las rosas cubanas

Rosita

LA HABANA.— Con una extensa carrera en el arte que incluye la televisión, el cine, el teatro y el espectáculo, la mundialmente reconocida vedette de Cuba, Rosa Fornés, está hoy feliz y orgullosa por alcanzar los 95 años de vida.

Su gran goce y satisfacción radica en que aún con esa edad, La Fornés, como también se le llama aquí, ‘trabaja y vive de una manera muy intensa’, según afirmó este domingo día del agasajo.

Querida por el público de la nación caribeña, Rosita, -porque así de igual manera se le tutea en el archipiélago- cimentó una sólida profesión en la cual sobresalió siempre su desempeño como cantante y actriz, que le proporcionó un lugar destacado en la escena.

Versatilidad, belleza y simpatía en cada actuación caracterizaron siempre a Rosalía Lourdes Elisa Palet Bonavia, y todavía son condiciones que la sostienen en su andar cotidiano.

‘Me encantaba mi trabajo, subir al escenario. Ese era mi mejor momento. Es una relación para toda la vida. (…). Fue en el escenario donde logré el máximo de mi felicidad, y tuve la suerte de cultivar diversos géneros con gran disfrute’, confesó la artista a medios cubanos de prensa, días previos al cumpleaños.

Con solo 18 años de edad debutó en el Teatro de la Comedia de La Habana para ser el inicio de una imparable carrera desde 1941, y en la que destacó en el canto lírico con zarzuelas y operetas de la mano de grandes autores cubanos, entre ellos, Ernesto Lecuona y Rodrigo Prats.

Pero al teatro y la radio igualmente los adoró, y ‘tuve muy buenos maestros’, dijo la vedette.

Muy buenos profesores de canto me guiaron; ‘muy buenos’, enfatizó; pero todos me dijeron que tenía voz de soprano y me pusieron a vocalizar.

Resultó que llegaba hasta un do sobreagudo y con esa voz podía cantar hasta ópera si quería, relató con un sencillo y natural ademán.

Yo no aspiraba a tanto, pero lo que sí más me gustaba era la posibilidad de cantar y actuar.

Otro de los espacios en el que se desempeñó Rosa Fornés fue el cine, con el cual realizó giras internacionales, hasta llegar con 22 años a conquistar los escenarios de México con varias películas.

Tras una época de ausencia en la filmografía cubana llegó su reaparición en cintas como Se permuta; Plácido y Hoy como ayer.

Me parece que a la gente le gustó verme de vuelta al cine, aunque nunca dejaron de verme, porque no paré de hacer teatro y televisión hasta el cansancio, apuntó.

En las tablas de los prestigiosos Arbeu, Lírico, Follies y Tívoli protagonizó muchas revistas musicales; y en 1946 la Asociación de Periodistas de México la proclamó con el título Primera Vedette de ese país, y posteriormente, Mejor Vedette de América.

Su privilegiada carrera artística posee el reconocimiento internacional en América y Europa, y ha sido merecedora de muchos trofeos y diplomas que ella los ve como prueba de una vida bonita y satisfactoria, aunque considera que el premio más grande es el afecto y el cariño que ha recibido del público, quien ‘me ha querido siempre’.

Con sus 95 años de edad cumplidos este domingo, Rosita continúa siendo una bella mujer y activa, lo ‘cual me ha hecho muy feliz’, concluyó. (Prensa Latina).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s