El Mortero

Morenistas

De pobre a méndigo

Ésta es la historia de un grupo social que inició sus actividades debido al hartazgo de las autoridades que gobiernan en su nación, un grupo social muy amplio al cual se fueron uniendo, cada día, más ciudadanos de bien, quienes aceptaron la invitación de un líder que prometió salvar al pueblo de la explotación, el saqueo y la gran corrupción.

En sus inicios, el grupo no era más que un movimiento social en busca de justicia y mejores condiciones de vida para todos, un grupo que para poder crecer y avanzar requería de tiempo, dinero y trabajo, para realizar las múltiples actividades de promoción, difusión y organización, tiempo, dinero y trabajo que la gente de buena fe y con espíritu digno donaron sin mayor requisito que el de lograr transformar su nación en un lugar digno y honesto para vivir, condiciones por las que han luchado toda su vida desde su posición económica-social, todos ellos ubicados del nivel medio para abajo, en la escala socioeconómica del sistema.

En sus primero años, el movimiento no era más que una organización civil que día a día fue tomando fuerza y con esa fuerza se transformó en partido político, denominado “La Esperanza del México”, por lo que pareciera ser invencible en sus primeras incursiones electorales, el partido de la esperanza demostró con creces tener la capacidad suficiente para destronar a la “mafia del poder” y lograr iniciar la transformación del país, sin embargo, siempre ha existido una justificación que utiliza para disfrazar sus derrotas, culpando a sus contrincantes electorales, al sistema corrupto, a la “mafia del poder”, así como al mismo pueblo que no logra cuidar todas las casilla electorales para evitar los fraudes.

Este año 2018, año de elección presidencial, el líder del movimiento ya anunció que será su última incursión en la elección para ocupar la silla del águila, situación que al parecer, en esta ocasión logrará sentarse en dicho mueble gubernamental, pero el famoso proyecto alternativo de nación no logrará realizarse puesto que al jugar el ajedrez político, el partido de la esperanza, el partido que logró crecer de manera descomunal, el partido que acaparó la simpatía de la mayor parte del pueblo, tanto de los más humildes como de la clase media, media alta y suficientes grandes empresarios, hoy, al igual que en años anteriores, empieza a demostrar su realidad.

Aquellos quienes, con su dinero, su tiempo, su trabajo y su esperanza, lograron hacer realidad el partido que hoy es propiedad de la familia del líder nacional y es administrado por sus testaferros, hoy son nada para el proyecto alternativo de nación. Aquellos que, en los años 2015, 2016 y 2017 pagaron sus campañas electorales porque el partido no tenía recursos económicos, aquellos que no se rindieron ante las adversidades de enfrentar a las grandes estructuras electorales pagadas de todo a todo, aquellos que nunca se rindieron ante los embates del sistema y de “la mafia del poder” y a pesar de todo, lograron posicionar al partido de la esperanza contra viento y marea, hoy son desechados por quien asegura que en su partido No se Miente, No se Roba y No se Traiciona.

La dirigencia nacional del partido de la esperanza y las dirigencias estatales mintieron a su militancia al asegurarles que con el trabajo de promoción, difusión y organización de estructura electoral era el camino para lograr ser designados representantes del movimiento en el proceso electoral 2018, y que tenían la posibilidad de ser candidatos para algún cargo de elección popular, si y siempre si, no se desviaran de los tres principios fundamentales del partido, NO MENTIR, NO ROBAR, NO TRAICIONAR, así como también se les aseguró a quienes hoy ocupan cargos públicos gracias a su desempeño, compromiso y cubrir los gastos de campaña de su propia bolsa, tendrían la oportunidad de buscar nuevas oportunidades en otros cargos o en caso dado, al permitirlo la Ley, reelegirse, situación que en la realidad actual, es una mentira total, pues a todos aquellos que pretendían ser considerados como una opción para ser candidatos, les robaron su trabajo proselitista y los traicionaron al designar a candidatos externos, la mayor parte de ellos, egresados del PRI con largas colas y mañas muy evidentes, al igual que los pocos del PRD con iguales características.

Hoy, lo que fuera la esperanza de México, aquel partido en el que NO mienten, No roban y No traicionan, no es más que una copia burda y vulgar de la realidad política nacional, representado por una horda de ambiciosos ladrones del erario, quienes a cambio de favore$ para que el líder nacional llegue a la silla del águila, venden la dignidad de sus correligionarios, traicionan a los funcionarios públicos electos despreciando sus cualidades, compromisos y capacidades, y mienten al asegurar que los candidatos designados para el proceso electoral 2018 no serán carga para su líder nacional.

En fin, el tiempo le dará la razón a quien la tenga, nosotros en tanto, hagamos lo del chinito, milando, milando, nada más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s