Canadá enfrenta posibles alzas en tarifas comerciales de Estados Unidos

Ottawa.— La economía canadiense enfrenta hoy amenazas de Estados Unidos de imponer nuevos aranceles a las importaciones, lo que se suma a la incertidumbre acerca del futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan).

El presidente Donald Trump valora opciones para incrementar los tributos a la entrada de aluminio y acero a nivel global o a una lista más reducida de países, incluyendo a Canadá.

Según el diario canadiense The Huffington Post, esta preocupación tomó auge durante las recientes visitas al vecino del sur, de los jefes de Gobiernos de las provincias de Ontario y Quebec, Kathleen Wynne y Philippe Couillard, respectivamente, territorios que dependen en gran medida de la venta de ambos metales.

Wynne dijo que transmitió a las contrapartes estadounidenses sus temores de que tales alzas arancelarias aumentarían los precios de los automóviles.

Cualquiera que conozca cómo funciona la cadena de suministros comprenderá que esto sería un problema grave para nosotros, por lo que pienso habrá argumentos para una preocupación real, añadió la funcionaria.

De acuerdo con el Post, este asunto aún no recibió la debida atención política, porque Washington puso un plazo hasta abril para decidir si debe emplear una provisión de seguridad nacional vigente en las leyes de comercio estadounidenses.

Con tal disposición, la Casa Blanca argumentaría que estos metales adquiridos en el extranjero dañan la estabilidad del país, por lo que se impone establecer una tarifa de emergencia, lo que sería un nuevo paso en la guerra comercial contra Canadá, país que impuso en enero pasado una demanda contra los elevados aranceles compensatorios y antidumping establecidos por las autoridades de Estados Unidos a su industria de la madera.

Al respecto, la canciller canadiense, Chrystia Freeland, dijo que dichos tributos son injustos, injustificados y preocupantes por lo que el Gobierno del primer ministro Justin Trudeau continuará defendiendo enérgicamente a la industria y sus trabajadores contra tal medida adoptada en noviembre pasado.

Según Freeland, dichas disposiciones son perjudiciales para los productores madereros, los trabajadores y las comunidades donde radican, además de que aumentan el costo de la construcción de viviendas, las renovaciones y otros proyectos para las familias estadounidenses.

La decisión de Washington de imponer aranceles a la industria maderera de Canadá impactó las ya tensas conversaciones en curso sobre una revisión final del Tlcan, que tuvieron lugar el 23 y 28 de enero en Montreal, que antecedieron a las que comenzaron este lunes en Ciudad de México.

Directivos de la industria maderera norteamericana, así como algunos congresistas vinculados al tema argumentan que Canadá subsidia las exportaciones madereras en detrimento de las empresas estadounidenses, pero el gobierno canadiense rechaza tales alegaciones.

Más del 95 por ciento de la madera importada por Estados Unidos en 2017 llegó de su vecino del norte, y los expertos estiman que los nuevos impuestos incrementarán en unos mil 360 dólares el precio promedio de cada casa construída en ese país en 2018. (PL)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s