El regreso de Rafael Correa Delgado

Rafael-Correa

N. Mario Rizzo M.

(Corresponsal para el Caribe de UNQR)

 

LA HABANA.— Rafael Correa Delgado, a diferencia de otros líderes de izquierda en Latinoamérica, no quiso mantenerse en el poder más allá de los 10 años durante los cuales, al frente de Alianza País, dirigió la Revolución Ciudadana.

El Ecuador de presidentes corruptos, que fueron muchos, había quedado atrás y profundas transformaciones se habían producido. Grandes inversiones en infraestructura, desarrollo energético, grandes planes en ejecución para diversificar la economía; cambios profundos en cuanto a la descentralización de los medios de información, o la distribución de la riqueza se habían operado también.

A pesar de sismos, pérdida de ingresos por la caída del precio del petróleo, crisis económica mundial, retroceso de las izquierdas continentales, y la tenaz oposición de los grandes medios, la banca y la oligarquía tradicional, su movimiento logra ganar las elecciones y entrega el mando a su correligionario Lenín Moreno.

Se va Correa a Bélgica, quiere dedicar tiempo a sus hijas y esposa. Acomodados en una pequeña vivienda, no en lujosa mansión como muchos presidentes que son o han sido en Latinoamérica, piensa en escribir y ver la batalla desde las gradas.

Entonces su sucesor decide “negociar” con la oposición, cede en aspectos de principios, aparentemente gana en estabilidad al ser menos agredido que Correa, y ocurre lo inevitable: Alianza País se fragmenta en Morenistas y Correístas, la derecha se prepara para desbancar totalmente a la izquierda.

Para Correa no quedaba otra posibilidad que regresar, tratar de recomponer el movimiento social que creó, oponerse a la aprobación en plebiscito de algunas propuestas retrógradas, regresar a la batalla.

En la campaña es agredido, su colaborador y vicepresidente destituido es encarcelado, no queda otra que fundar un nuevo Movimiento y hacer conciencia.

Se le ofrece un espacio en RT en Español, lo aprovecha. Entrevista a un académico norteamericano y a un político español. Al mismo tiempo visita Uruguay y Argentina, dicta conferencias, ofrece declaraciones a la prensa.

El regreso de Correa no es sobre alfombra roja, más bien de senderos por desbrozar. Economista de profundos conocimientos, orador efectivo, comunicador eficiente, tendrá un futuro complejo pero con recursos y habilidades que pueden permitirle triunfar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s