El Mortero

 

urnaKonaté Hernández

 

En el marco del proceso electoral que habrá de llegar a su fin el 1 de julio, cuando el electorado determine quién habrá de llevar las riendas del país durante los próximos 6 años, ya se vive un clima tenso, pero no tan solo entre los candidatos presidenciables, que ya de por sí se han dedicado a darse con todo, al buscar sacarse cada cual sus trapitos al sol, sino también los partidos y sus alianzas han entrado a esta guerra sucia, como ya es costumbre cada que hay elecciones en México. No obstante la peor guerra sucia no es entre partidos, candidatos y alianzas, sino entre “simpatizantes” de los aspirantes.

Y es que los seguidores de Andrés Manuel López Obrador y de su proyecto alternativo de nación etiquetan a quienes piensan diferente de apátridas, mientras que por el lado contrario, es decir quiénes van en contra del aspirante de la alianza “Juntos Haremos Historia”, conformada por los partidos Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), califican a los morenistas como chairos, término despectivo que utiliza algunas personas para referirse a quienes apoyan o promueven ideologías de izquierda, sin embargo es menester mencionar que tan ofensivo es llamar apátridas a unos como chairos a otros, debido a que todas las personas tienen derecho a decidir por sí mismas, sin que haya gobierno o autoridad que pretenda coartar la libertad de pensamiento y la libertad de ser de la persona como tal, según lo constatan las garantías individuales, incluidas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es decir que ni los de derecha son apátridas ni los de izquierda son chairos, sino simplemente ciudadanos mexicanos con la capacidad de pensar, analizar objetivamente y decidir por uno mismo cual es la opción que quiere y espera para el país, los próximos seis años.

Sin embargo en estos momentos la situación en que vive la gente se torna complicada, difícil y delicada, al encontrarse en medio de un clima de violencia, como los asesinatos que ya son el pan nuestro de cada día, la pobreza y el encarecimiento de la canasta básica, han provocado un  hartazgo en contra del sistema político mexicano que gobierna y es que todo parece indicar que la clase política así quiere que se den las cosas en un clima de total confusión, donde el ciudadano es el que sale perdiendo al no saber o desconocer cuál es la mejor opción para gobernar, situación que se da por la gran desinformación generada principalmente por el gobierno, los partidos políticos y sus candidatos, al confundir a un pueblo incapaz de analizar, investigar, de por sí, ya hundido en el llanto de la desesperación, sumido en la pobreza y en la ignorancia, pobreza no tan solo económica sino también pobreza de pensamiento que finalmente terminan por convertirse en personas incapaces de escuchar y conocer mejores propuestas, lo que ha convertido al ciudadano que emitirá su voto los próximos comicios en un personaje intolerante, trátese de seguidores de un grupo político de izquierda como de los seguidores de un grupo político de derecha, de centro o independiente, es decir de chairos contra apátridas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s