La situación política brasileña de hoy. Una visión diferente

Dilma Roussef.
Dilma Roussef.

Por: “Mineirinho”

 

La situación política de Brasil es hoy muy complicada. La derecha y el centro-derecha, si es que hay algo que las diferencie, definen la situación actual y tienen una posición pasiva y de aceptación frente a las dificultades del país. El objetivo mayor fue cumplido: la izquierda, representada por el PT (Partido de los Trabajadores) de Lula cayó y su mayor representante está preso, sin que existan pruebas físicas de sus delitos, que se basan en la supuesta propiedad de un “triplex” y de un sitio, en los que Lula no vivía. Baste decir que el juicio de Lula se considera “relámpago” en el país. ¡Nunca nadie fue juzgado con tanto apuro! El objetivo, claro, era evitar su posible candidatura en las próximas elecciones. El poder judicial, teóricamente imparcial, cada día más manifiesta su parcialidad, representando no a la justicia, sino a la clase que está en el poder.

La derecha, antes del “impeachment” de Dilma salió a las calles y daba “cazuelazos” contra un gobierno supuestamente corrupto. Muchos llevaban carteles en sus autos diciendo : “Yo no tuve la culpa, yo voté en Aécio”, haciendo referencia al candidato a la presidencia  Aécio Neves, superado por Dilma en las últimas elecciones y que hoy está indiciado y acusado de corrupción, aceptada por este sector de la población y no juzgado con tanta prisa por los tribunales correspondientes, porque es Senador y tiene fórum privilegiado, que se puede entender como el privilegio de no ser juzgado, manteniendo su cargo aunque esté acusado por delitos comprobados.

El actual presidente Michel Temer, que asume el poder por ser vice de Dilma, y que fue gestor de un golpe, aprovechando la situación general anti izquierdista, dice que la situación económica del país mejora. Y muchos le creen, aunque la población, incluyendo a la derecha, no vea esa mejoría. Él se justifica. Según datos del IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas) el desempleo ha aumentado, mientras que el gobierno dice que ha disminuido. El presidente trata de explicar lo inexplicable, presentando la siguiente idea tangencial al absurdo: Lo que pasa es que, como que la situación ha mejorado, muchos que no buscaban empleo ahora lo hacen y por eso ese aparente aumento del desempleo en el país. El IBGE mide el desempleo por la cantidad de personas que buscan y solicitan trabajo oficialmente. Según Temer, es que hay más personas buscando trabajo ¡porque la situación económica ha mejorado! O sea, que aquellos desempleados que ni siquiera iban a buscar trabajo, no se podían considerar como desempleados. Si alguien quiere creer esta explicación…

michel
Michel Temer.

Y no vamos a hablar del trabajo informal, que ha aumentado considerablemente, porque muchos prefieren hacer “cualquier cosa” para sobrevivir en la situación actual, en la que los precios aumentan, pero la inflación disminuye (¿?), en la que las personas tienen menos dinero, pero la economía está mejorando (¿?). El dólar “está en las nubes”, con cambio llegando a los cuatro reales por dólar. El precio de la gasolina aumentó 5 veces en una semana… Los camioneros están cerrando las carreteras protestando contra el precio del diesel… Pero la situación está mejorando.

Lo interesante es que no se vislumbra un futuro de mejoras en el país. Un posible gobierno casi fascista, marcado por la intransigencia, por la no aceptación de diferencias raciales, de opciones sexuales y hasta políticas, que defiende la dictadura militar y hasta justifica los crímenes cometidos por ella en las décadas de los años 70 y 80 del pasado siglo (que al decirlo así parece muy lejana, pero que no lo es), porque simplemente mataba comunistas que merecían la muerte, no debe resolver nada. Una izquierda sin aparentes opciones, por no tener una figura conocida o representativa apaga sus posibilidades de poder. Si hoy Lula fuera candidato tendría las mayores intenciones de voto, pero está preso y es considerado inelegible. Y hasta Color de Mello, que tuvo “impeachment” cuando fue presidente, y que hoy está acusado de corrupción, es candidato a la presidencia.

lula
Lula da Silva.

La lucha contra la corrupción es un simple maquillaje, condenando a algunos, que apenas están algunos días en la cárcel (vamos a excluir a los “condenados” de izquierda), o van a esperar la condena sueltos, condena que puede demorar décadas, porque la justicia acepta innumerables recursos. Por ejemplo, un ex gobernador de derecha (PSDB) del Estado de Minas Gerais fue condenado en segunda instancia a poco más de 20 años de prisión por un delito cometido hace 20 años y aún no ha comenzado a cumplir su sentencia, la que difícilmente cumplirá porque su edad ya es muy avanzada. Insisto en que Lula fue a prisión en menos de un año.

En resumen, los objetivos fueron cumplidos. La clase media está en el poder y en él se mantendrá. Existe corrupción, pero no hay “cazuelazos” porque estos eran para sacar a Dilma del poder, y esto fue cumplido. Vamos a ver hasta cuándo ellos mismos logren resistir su propio gobierno! (Bello Horizonte, Minas Gerais, Brasil).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s