Hoteleros de Cancún alertan: no existe un seguro para gran huracán

zona-hotelera

José Martín Sámano

 

CANCÚN.— Cuentas claras antes que pensar en otra recuperación de playas de Cancún. Es así como Roberto Cintrón, presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Cancún y Puerto Morelos, expresa en exclusiva para reportur.mx el malestar de los empresarios hoteleros del norte de Quintana Roo afiliados a este organismo.

Cintrón se refiere a millones de dólares que a la fecha nadie sabe dónde se encuentran y que desde hace casi diez años han sido aportados al Fideicomiso de Recuperación de Playas por los dueños de los centros de hospedaje de la zona de playas de Cancún. Aclara que dicha aportación equivale al 25 por ciento adicional a lo que se paga por concepto del uso de la Zona Federal Marítimo Terrestre. “Hasta los propietarios de hoteles que no fueron beneficiados con la primera recuperación de playas en el 2010 (como aquellos que se ubican entre el kilómetro tres del Boulevard Kukulcan hasta Punta Cancún), han venido cubriendo puntualmente sus cuotas al Fideicomiso”, asegura Cintrón. El Fideicomiso es un ente legal constituido en un 50 por ciento por organismos públicos como el gobierno del estado y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y otro cincuenta por ciento de hoteleros. “El problema es que hace años que ese Fideicomiso no sesiona y nadie nos ha rendido cuentas, si bien sabemos que se encuentra en números rojos”.

El factor suerte

Roberto Cintrón considera que la naturaleza ha sido más que generosa con los destinos turísticos del norte de Quintana Roo. Y es que desde octubre del 2005, tras el paso del devastador huracán Wilma, ningún otro poderoso ciclón ha impactado la zona. “Claro que eso es muy bueno ya que nuestras playas no han sufrido graves afectaciones debido a este tipo de fenómenos”, nos dice el líder hotelero. “Pero eso no significa que la suerte nos acompañe de manera indefinida”.

Para Cintrón, la primera recuperación de playas de Cancún ofreció mejores resultados que lo que se esperaba. Apunta que la arena que se trajo de los bancos de Cozumel e Isla Mujeres hace ocho años ha mantenido una buena compactación y es así que aún se conserva una superficie de playa muy aceptable a lo largo de los casi 10 kilómetros que hay desde Punta Cancún hasta Punta Nizuc. “Cuando vienen los temporales llamados nortes, parte de la playa desaparece. Pero luego, cuando soplan los vientos del sureste o suradas, la arena vuelve a las costas”. Todo eso está muy bien -dice Cintrón-. “El problema es que los mantenimientos correctivos se han ido aplazando, e instalados en esa zona de confort, nadie más que los propios dueños de los hoteles se ha preocupado por tomar acciones preventivas”.

La tormenta que viene

“Son muchos años ya los que no ha pegado una fuerte tormenta e Cancún, pero es cuestión de tiempo. Las estadísticas señalan que pronto podría venir un gran huracán y las playas desaparecerían”, advierte Roberto Cintrón. Por otro lado, no existe un seguro que proteja este patrimonio. Y difícilmente habrá quien quiera pagarlo por su altísimo costo. “Otra sería la situación, si en todos estos años después de Wilma, autoridades y hoteleros nos hubiéramos preocupado más por cuidar y reforestar la duna costera que es la que protege a las playas de la erosión”, concluyó. (reportur.mx).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s