Agencias critican que Cancún está saturado de anuncios

 

zona-hotelera

José Martín Sámano

 

CANCÚN.— “El currículum de Sergio González Rubiera es más largo que la cuaresma”, dicen quienes reconocen su impresionante trayectoria en el medio turístico. Protagonista de una historia profesional que comenzó hace 40 años, Sergio llegó a Cancún hace tres décadas y desde entonces no ha hecho sino acumular experiencia y aportar conocimientos.

Desde el 2012 se desempeña como presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes. Ha sido Subsecretario de Turismo de Quintana Roo, director de ACTI, Consultores en Turismo (empresa especializada en la planeación de desarrollo y marketing de destinos turísticos, autora del primer plan de marketing de la Riviera Maya, República Dominicana y Perú) Es además conferencista con experiencia en varios países del mundo. Actualmente, miembro de la Comisión de Imagen Urbana de Cancún, miembro de la mesa directiva de Ciudadanos por la Transparencia, Consejero de la Universidad del Caribe, Cónsul Honorario de Noruega en Cancún desde hace tres años y Consejero del Museo Subacuático de Cancún.

Con todo, Sergio no pierde la sencillez y de buena gana acepta platicar en exclusiva para reportur.mx acerca de distintos temas que tienen que ver con el turismo en la región del Caribe mexicano.

Experto en capacitación turística, comenta que se ha avanzado muchísimo en este renglón, ya que cuando fundó ACTI a mediados de los años 90 no había en Cancún ninguna empresa que se dedicara a ello. “Los dueños de los hoteles tenían que mandar a sus empleados a Mérida o a la Ciudad de México para que recibieran cursos d calidad en el servicio, relaciones humanas, técnicas de ventas y otros”, refiere. “Más adelante algunas universidades abrieron áreas de vinculación y capacitación para el sector productivo… y lo han venido haciendo con tal éxito que casi nos han dejado sin trabajo”, bromea.

Calidad en el servicio es la máxima para Sergio González Rubiera en materia turística. Y la define como “Administrar emociones que incrementan el valor de la experiencia para el visitante”. Asegura que a partir de que un turista recibe un valor agregado y se emociona con los sistemas que fueron creados para ello, el resultado es que lo valore, lo recomiende y sobre todo que regrese. Y cita un ejemplo práctico: “Supongamos que llegas a un hotel de la máxima calidad y te encuentras con que en tu habitación las almohadas son de pluma de ganso pero tú eres alérgico. Lo reportas a la gerencia y te cambian las almohadas normales y asunto resuelto, lo cual no tiene mayor mérito. Pero resulta que después viajas a otra ciudad del mundo y te hospedas en un hotel de la misma cadena y cuando llegas te avisan en la recepción que saben de tu alergia y te instalaron almohadas normales, dices ¡wow! Eso es calidad en el servicio. Los hoteles de hoy, sin importar su tamaño o prestigio, tienen la obligación de registrar tus preferencias en bases de datos. Al turista le gusta sentirse especial y consentido en todo momento. ¡El prestador tiene que emocionarlo!  Calidad, agrega, “no es cuestión de precio… es cuestión de emociones, de percepciones. Y eso empieza por el Director General. Aquellos jefes que mandan a capacitar a su personal y no se capacitan ellos mismos están equivocados”, sentencia.

Hablando en particular de Cancún, González Rubiera es un comprometido con el mejoramiento de su imagen. Afirma que el destino está ya saturado con anuncios espectaculares de todo tipo en calles, avenidas y carreteras. Asegura que este tipo de publicidad no solo resulta visualmente incómoda, sino que además ya es obsoleta cuando lo que funciona es el marketing digital, las redes sociales y otros medios modernos. “Tenemos que limpiar el paisaje de Cancún… privilegiarlo a través de un programa llamado ‘El Gran Acuerdo por el Paisaje’ en el cual debemos participar desde el gobernador del estado y autoridades municipales, hasta los empresarios, grupos ambientalistas y ciudadanía en general”

De igual forma, Sergio González Rubiera señala que en materia de seguridad se tiene que trabajar con todo el entusiasmo y la energía para recuperar la paz en la región. Y lo mismo con el tema de la movilidad que a últimas fechas se ha convertido ya en un dolor de cabeza para propios y extraños. Sobre el regreso de Uber y otras plataformas digitales, se declara a favor de la libre empresa ya que los ciudadanos y visitantes deben poder elegir lo que más les convenga para transportarse. Un reto más, comenta, es agilizar el sistema de migración en el aeropuerto de Cancún. “En vez de hasta 90 minutos para que un pasajero salga de la terminal, el tiempo debe reducirse a 15 minutos, como en otros países. El objetivo es llegar a ser el destino número uno del mundo, ¿por qué no?

Ah, y por cierto que los ratos de ocio, Sergio González Rubiera los dedica a una actividad que tiene que ver con el tema de la máxima calidad. Por ello es Presidente vitalicio de la representación en Cancún de la Chaine de Rotisseurs, que es la cofradía gastronómica más grande y antigua del mundo donde el fin de la convivencia es comer bien y beber los mejores vinos además de promover la buena mesa, el arte y la cultura. Todo un personaje. (reportur.mx).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s