EL CHAQUISTE

 

eduardo

Luis Castillo

 

Llegaron hace dos años bajo la promesa de cambiar y ha resultado que lo único que han cambiado han sido los personajes que ahora ocupan los puestos. (Quítate tú para ponerme yo).

Así se puede definir por sus hechos la actual actuación del Gobierno de Quintana Roo y sus acólitos en el Congreso Estatal.

Personajes como Eduardo Martínez Arcilla, sobrino del primer gobernador del estado, Jesús Martínez Ross, miembro de una de las familias con “pedigrí”, junto a Emiliano Ramos, otro de los miembros de un clan similar, han hecho y deshecho a su antojo los dos años de la actual legislatura local.

Los gastos personales de inflación, los asesores, reales o ficticios, engrosaron la nómina de un poder legislativo que solo benefició a sus componentes y fue completamente obediente con los deseos del Gobernador.

La Ley de Movilidad, recientemente aprobada y claramente dictada desde el Ejecutivo a favor de los sindicatos de taxistas, cerró las puertas a las plataformas digitales como UBER. La simulación en la liberación de servicios fue perfecta entre el Ejecutivo y sus pupilos del Congreso.

La otra modificación aprobada por los diputados más vagos del continente fue la instalación del sistema de votación digital. Parece que es una forma de evitar que los señores diputados se cansen mucho al levantar la mano, además de que así se diluyen a la hora de responsabilizarse con su voto.

¿Cuánto dinero les cuesta a los quintanarroenses mantener una de las bases de un sistema democrático, pero que por desgracia en esta entidad todavía está supeditado a los intereses de la mafia del poder?

Los gastos del Poder Legislativo se han incrementado en un año por encima del 38%, al pasar de 340 millones en 2016 a 468 en el ejercicio pasado y en este todavía están sin cuantificar.

El señor Martínez Arcilla se permite tener hasta 40 asesores, con salarios que van desde 20 mil a 40 mil pesos y unos gastos de representación exorbitantes para un Congreso local.

¿Dónde quedaron las promesas del cambio, si son los mismos personajes los que abusan del presupuesto?

En cambio es necesario, pero que sea de verdad. Un Congreso decente, sin estar comprado por el gobierno, que sea capaz de legislar para que las instituciones y las leyes de Quintana Roo estén correspondientes con su población, que es joven, eficiente, trabajadora y progresista.

En julio del próximo año, se perfila el encontronazo entre los poderes fácticos e inmovilistas y los sectores progresistas, puede quedar en manos de la oposición con 12 ó 13 curules, lo que unido a los plurinominales que les correspondan, pueden ser el perfecto control de un Ejecutivo oscuro, timorato y reaccionario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s