Marchan periodistas para exigir justicia por la muerte de Javier Rodríguez Valladares

Texto y fotos: Víctor Galván

 

CANCÚN.— La cita se programó a las 5:30 de la tarde, en la glorieta popularmente conocida como del Ceviche, en el cruce de las avenidas Tulum y Cobá. La respuesta del gremio fue prácticamente unánime. Ahí estaban unidos fotógrafos, reporteros, editores, camarógrafos, locutores, blogueros. Todo aquel que tuviera que ver con el ejercicio periodístico y la comunicación escrita, visual o por cualquier medio, fue convocado.

Esta vez tocó dar la nota a quienes ejercen el noble oficio de informar a la sociedad, con la marcha de protesta por el lamentable fallecimiento del compañero Javier Rodríguez Valladares, camarógrafo de Canal 10, en un hecho violento que conmocionó al gremio periodístico en todo el estado.

La marcha dio puntual inicio apenas pasadas las 6 de la tarde, tal como estaba programado. De último momento se decidió cambiar el derrotero, pues en un principio se tenía contemplado avanzar por la avenida Tulum hasta el Crucero, pasando por el palacio municipal y por la representación del Gobierno del Estado, pero finalmente el contingente tomó por la avenida Cobá hacia la sede de la Fiscalía General del Estado.

 

Periodistas de la llamada “vieja guardia”, veteranos, caminaron a la par con jóvenes que representan la nueva sangre, cuya visión del periodismo digital ha revolucionado en unos pocos años el ejercicio periodístico en Quintana Roo. Algunos con pancartas manifestando su repudio hacia la violencia que vive Cancún y exigiendo justicia al fiscal Miguel Ángel Pech Cen.

Conforme el contingente avanzó por la Cobá fueron sumándose compañeros que llegaban de su trabajo, hasta conformar un grueso contingente que marchó al grito de “¡Ni uno más!”, circulando por un solo carril, respetando en todo momento la vialidad, que a esa hora de la tarde se torna sumamente complicada, escoltados y auxiliados en todo momento por personal de Tránsito Municipal, que realizaron los cortes necesarios para que los periodistas pudieran avanzar sin contratiempos.

Al arribar a la Fiscalía algunos compañeros tomaron la palabra y quedó muy claro que se trataba de una marcha pacífica, que en ningún momento se busca politizar ni utilizar la muerte del camarógrafo de Canal 10 para otros fines más que para solidarizarse con su familia, como muestra de unión del gremio y para exigir justicia y el esclarecimiento de los hechos en los que perdió la vida.

Pese a que la convocatoria que se lanzó en redes sociales se invitaba también a la sociedad a sumarse, hubo un breve momento de discrepancia entre algunos periodistas sobre este aspecto, pues algunos pensaban que debía estar abierta a la sociedad y otros no, pero tras una breve discusión todo continuó sin problemas.

Durante el plantón prevaleció el silencio en memoria de Javier Rodríguez Valladares. Con el puño en alto los periodistas manifestaron su solidaridad hacia el compañero fallecido, mostrando las pancartas y mantas de protesta.

Tras dejar la Fiscalía la marcha se enfiló hacia la avenida La Costa para dirigirse hacia la Supermanzana 29, rumbo al punto donde Javier perdió la vida.

Algunos reporteros aprovecharon el paso por alguna tiendita para abastecerse de líquidos hidratantes, pues aunque caía la tarde el calor se sentía aún y la caminata había hecho sudar la “gota gorda” a todos.

En este punto la marcha se tornó silenciosa, sin manifestaciones verbales. Sólo se escuchaban los pasos del contingente, el murmullo de quienes conversaban entre ellos intercambiando puntos de vista, y de quienes hacían transmisiones en vivo a través de sus dispositivos móviles.

La noche comenzaba en Cancún cuando el grupo llegó a la calle Playa Caleta, casi esquina con avenida Palenque, en el punto exacto donde Javier Rodríguez Valladares fue abatido de dos disparos provenientes de la delincuencia organizada. Ahí se recordó a los tres periodistas muertos recientemente, Javier, José Guadalupe Chan Dzib y Rubén Pat, los dos últimos del semanario Playa News, y se volvió a exigir el esclarecimiento de estos hechos.

Algunos prendieron veladoras, depositaron a la orilla de la acera una fotografía del joven camarógrafo de Canal 10, un ramo de flores, un peluche de Winnie Pooh, recordando con ello cómo se le conocía con cariño en el medio periodístico. Se guardó un minuto de silencio, se elevó una plegaria al cielo y tras momentos de reflexión poco a poco los periodistas comenzaron a abandonar el lugar, muchos de ellos para continuar con su jornada laboral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s