Cristo habla de entrega y nosotros pensamos en el poder: Obispo Pedro Pablo

 

obispo

CANCÚN.— Al término de la Santa Misa en la Catedral de Cancún, el Obispo de la Prelatura Cancún Chetumal, Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, en su acostumbrada conferencia de prensa dominical, puso como ejemplo las enseñanzas de Jesús a sus discípulos y cómo éstos no comprendían el significado y la labor que llevaría a cabo el Mesías.

Mientras Jesús hablaba de que ellos serían los continuadores de la proclamación del Evangelio, “ellos pensaban en otro Mesías, un Mesías que en un momento a otro, podía tomar el poder político y establecerse como un rey político, religioso y social. Por eso ellos, se preguntaban quién iba a ser el primero, qué puesto les tocaría a cada uno de ellos en el nuevo reino político, religioso y social.

Así ocurre en la sociedad actual, se cree el falsos Mesías y se antepone el interés personal al colectivo y espiritual.

Esta es la reflexión del Obispo de la Prelatura Cancún Chetumal:

Jesús les decía: “el Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de los hombres; le darán muerte, y tres días después de muerto, resucitará”. Jesucristo se llevó a sus discípulos aparte, y mientras atraviesa Galilea, no quiere que nadie sepa, para no ser interrumpido, porque quiere enseñarles una verdad muy importante a sus apóstoles. Ellos serán los continuadores en la proclamación de su Evangelio y por eso quiere que comprenda muy bien, sus enseñanzas y su vida, pero al hablarles de su pasión, de su muerte y de su resurrección, no comprendían sus palabras.

Claro que no comprendían sus palabras, porque ellos pensaban en otro Mesías, un Mesías que en un momento a otro, podía tomar el poder político y establecerse como un rey político, religioso y social. Por eso ellos, se preguntaban quién iba a ser el primero, qué puesto les tocaría a cada uno de ellos en el nuevo reino político, religioso y social. No entendían nada, porque tenían ideas preconcebidas de lo que debería de ser el Mesías; y además se estaban dejando dominar por sus ambiciones personales.

Lo que les pasó a los discípulos, es lo que nos pasa a todos los que pretendemos seguir a Jesucristo: Cristo habla de entrega y nosotros pensamos en el poder; Cristo habla de humildad y nosotros pensamos en el mando, en el dominio; Cristo habla de servicio y nosotros pensamos en la autoridad; Cristo habla de su evangelio simple y sencillo, y nosotros nos encasillamos en una ideología preconcebida; Cristo nos habla de ser el último y el servidor de todos, y nosotros pensamos en ser el primero y el servido por todos; Cristo habla de muerte y de resurrección, y nosotros no queremos perder la vida. Ellos no entendían estas palabras y tampoco las entendemos nosotros.

Lo primero que necesitamos para entender las palabras de Jesús, es aceptar que su propuesta de vida, es alternativa, es decir, es muy diferente a las propuestas de moda del mundo en que vivimos. El camino de Cristo va contra la corriente del mundo, de nuestras pasiones desordenadas y del demonio. Necesitamos la fuerza del Espíritu Santo para captar y vivir la enseñanza fundamental de Cristo en el Evangelio de hoy: “si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, produce mucho fruto”. Ven Espíritu Santo e ilumina nuestra mente para comprender las palabras de Cristo y fortalece nuestra voluntad para llevarlas a la práctica. “Dichosos los que escuchen la palabra de Dios y la cumplen”. Que Dios nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s