“No me maten”: Alberto Fujimori

Un debilitado expresidente Alberto Fujimori lanzó el jueves un dramático llamado por su vida desde la cama de un hospital de Lima, Perú, después de que le fue anulado un indulto humanitario que lo obliga a regresar a la cárcel para cumplir una larga condena por abusos contra los derechos humanos.

El otrora hombre fuerte peruano de 80 años aparece en un vídeo implorando al presidente Martín Vizcarra y al Poder Judicial que no lo lleven nuevamente a prisión porque, según él, sería como condenarlo a muerte.

Quiero decirle a las autoridades y a los políticos, por favor no me usen como arma política porque ya no tengo fuerzas para resistirlo… por favor no me maten, si regreso a prisión, mi corazón no lo va a soportar, está demasiado débil para volver a pasar por lo mismo”, afirma en el breve vídeo difundido por el Canal N, local.

No me condenen a muerte ya no doy más… ya no tengo fuerzas para resistirlo, quiero pedirle al presidente (Vizcarra), a los miembros del Poder Judicial, una sola cosa, no me maten”, insiste.

Fujimori seguía internado en una clínica de la capital peruana, custodiada por la policía, al día siguiente de que la Corte Suprema de Justicia revocara el perdón que se le concedió en diciembre pasado durante el gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczinsky y que llevó a su excarcelación en medio del rechazo de las familias de las víctimas y de organizaciones defensoras de los derechos humanos.

“Ya está en condición de detenido”, dijo el ministro del Interior, Mauro Medina, sobre la situación legal de Fujimori.

“Sólo se espera su alta de la clínica para ser conducido al establecimiento que disponga el Instituto Nacional Penitenciario”, agregó.

El octogenario exgobernante, que padece de lesiones pre-cancerígenas según informes médicos, gobernó entre 1990 y 2000. Fue enjuiciado y condenado a 25 años de cárcel en 2009 por el caso de la matanza de 25 peruanos en la década de 1990.

Cuando Fujimori regrese a prisión seguirá enfrentando, además, un nuevo juicio por el asesinato de seis peruanos perpetrado por un grupo de militares, el mismo que ejecutó extrajudicialmente a las 25 personas por las que había sido condenado en 2009.

Las víctimas, entre ellas un niño de 8 años, fueron asesinadas entre 1991 y 1992 en medio de la guerra sucia con la que una parte de las fuerzas de seguridad respondió a los ataques del grupo terrorista Sendero Luminoso durante el conflicto armado interno en Perú. (VOA)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s