El Mortero

 

bien-y-mal

Konaté Hernández

 

¿Qué es mejor, ser sincero aunque se peque de soberbio o humilde aunque se peque de hipócrita? Mucho se dice que la soberbia viene de Satanás y la hipocresía ¿de quién, de Dios o de Satanás?, porque si la soberbia es de Satanás eso implica que la hipocresía también lo es. Lo malo no es ser lo uno ni lo otro, sino aparentar lo que no se es, es decir que si se es humilde es correcto siempre y cuando no se alardee de una falsa humildad porque eso sería hipocresía y de eso abunda el mundo, y las diferentes creencias religiosas y la católica, en tal caso lo mejor es ser soberbio pero sincero con uno mismo y con los demás, es decir no ser de doble cara ni demostrar a los demás lo que no se es.

Es como la brecha que separa el odiar con el amar, muchas veces la persona cree odiar a alguien cuando la realidad es que ama y espera ser correspondido de igual manera, en virtud de lo anterior lo malo no es odiar o amar, pues la brecha que separa lo uno de lo otro es muy corta, lo peor es ser ciegos, sordos e indiferentes y ahí sí, la brecha es enorme, y el mundo está lleno de estos.

Para quienes profesan algún culto lo más importante es pedir a la Santísima Virgen María su intercesión para que el Señor derrame en abundancia su Divino Espíritu, y si se pide con fe, el Señor hará maravillas en quien así lo solicite, en virtud de ello quien diga tener ya el Espíritu Santo y lo tenga en abundancia lo debe de compartir sin hipocresía sino dejándose llevar por la docilidad que da el Espíritu, recibirlo y compartirlo sin dar rienda suelta a las emociones pero tampoco reprimir los sentimientos. Entiéndase sin dar rienda suelta a las emociones, porque hay quienes se contonean mucho cuando reciben algo así y hasta se llenan de soberbia, pero tampoco es bueno reprimir los sentimientos, porque muchos quizá por vergüenza o al qué dirán no manifiestan su fe, y aquí entra el dicho “ni tanto que queme al santo ni tanto que no le alumbre”.

Y finalmente para quienes ejercen la labor informativa lo importante no es lo que se diga sino COMO se diga, el cómo es lo más importante en una entrevista o conversación, quien mejor lo sabe, son quienes se dedican a la actividad periodística, es importante también recalcar que la comunicación no solo es con las palabras, sino con los gestos, ademanes, en fin hay muchísimas formas de comunicarse hoy en día; que lastima que muchos compañeros del gremio periodístico hayan perdido esa sensibilidad de OBSERVAR, ESCUCHAR los diferentes gestos de las personas, del entorno, descubrir él COMO de lo que se dice en una CONVERSACIÓN. Por desgracia pocos son periodistas que se sensibilizan con el entorno natural y con sus semejantes, que lastima que haya personas que se dedican a esta noble actividad informativa cuando apenas si logran comunicar sus emociones y sus sentimientos con ademanes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s