El Chaquiste

dupla

Morena de tono rojo priista tirando a verde

A pesar de que los corrillos políticos están calentándose gracias al inicio del proceso electoral por el cual se renovará el Congreso del Estado, en la realidad, para los ciudadanos el panorama es bastante confuso debido a la falta de talento y capacidad de la mayor parte de los actores de la política estatal y los partidos políticos desprestigiados.

En el colectivo social el recuerdo de las pasadas elecciones federales y las concurrentes de las presidencias municipales en Quintana Roo sigue apareciendo Andrés Manuel López Obrador y su partido, Morena, como los contundentes ganadores, sin embargo, por los hechos acontecidos durante los primeros tres meses de haber tomado posesión del poder en los tres municipios más importantes del estado, los resultados no satisfacen a un gran número de ciudadanos, quienes hoy padecen los daños ocasionados por la lucha del poder al interior de Morena

En Benito Juárez el gobierno municipal, integrado en su mayoría por militantes y simpatizantes del PRI y del Verde, ha mantenido a raya a los morenistas que pretendieron hacer de las suyas, situación que ha permitido estructurar un plan de gobierno para que el municipio continúe operando, bien o mal. Lo valioso de la gestión de Mara Lezama con los colores de Morena es que las actividades productivas continúan, a pesar del grave problema de inseguridad que se vive en Benito Juárez, situación que se debe agradecer al equipo de externos con que se integró el gabinete municipal.

En Othón P. Blanco la suerte no estuvo con sus habitantes, quienes con entusiasmo y completa convicción aprobaron a Hernán Pastrana para una segunda participación como presidente municipal, quien a pesar de la edad demostró su entusiasmo por volver a trabajar a favor de sus conciudadanos, sin embargo, el paso del tiempo le cobró la factura, el polvo de la falta de práctica política activa provocó que Hernán Pastrana permitiera que José Luis Pech y sus huestes controlaran todos sus movimientos desde el nombramiento como candidato a la presidencia municipal, situación que lo dejó en el desamparo total y hoy, él y los ciudadanos que confiaron en él y en Morena, pagan las consecuencias.

Un Cabildo dominado por la ambición y alta corrupción a la que está acostumbrado José Luis Pech y sus secuaces tienen al municipio capitalino al borde del colapso total, con un presidente municipal interino que no tiene la más remota idea de lo que es gobernar a pesar de que su suegro, Otoniel Martínez Segovia (suplente del presidente municipal), sea en realidad quien haga sonar el pandero, situación que deben de consultar con la principal operadora de Pech, la síndico Yensuni Martínez, puesto que desde la primera sesión de Cabildo quedó muy en claro quién pretende mandar y mangonear en el cabildo de Othón P. Blanco, todo para satisfacer la ambición desmedida de un senador que ganó el cargo gracias a manejos turbios y acuerdos oscuros con personajes del priismo local, traicionando los principios promovidos por el hoy presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador.

En Solidaridad los tentáculos de José Luis Pech se ven claramente con las actitudes y traiciones del síndico, Omar Sánchez Cutis, quien desde el primer día de la administración municipal dejó muy en claro para quién trabajan mediante el saboteo bien organizado hacia la presidente municipal, Laura Beristaín Navarrete y sus hermanos.

A pesar de que la presidente municipal, en su participación en la Cámara de Diputados, en la mesa de seguridad, dedicó su tiempo a responsabilizar al gobernador del estado, Carlos Joaquín González, de todo lo que ha sucedido y sucederá en el municipio, la realidad política es que no se han cumplido compromisos políticos y se ha aprovechado el menor resquicio para deslindarse de traiciones (y si no, que le pregunten a “Chano” Toledo).

Con un Cabildo totalmente desdibujado, la fracción de Morena comandada por quien está al servicio de José Luis Pech, con dos tiburones de gran calado, uno del PRI y otro del PRD, más la indisposición de apoyo por parte de los panistas, no se ve un rumbo claro para salir del atolladero, pues solo cuentan con dos regidores incondicionales, la primera y el segundo, ya que ni su principal patrocinador político, Félix González, los apoya pues también fue desechado.

Ante este panorama el futuro político de Quintana Roo no se ve muy claro, sin embargo los electores decidirán el próximo 2 de junio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s