ICONOCLASTA

obesidad

Moisés Valadez Luna

 

La preocupación por el consumo de Sabritas y Bimbo

Para muchos de los primeros habitantes de Cancún no es desconocido que el desayuno de propios y extraños era “pato a la naranja”, es decir un Gansito y un Orange Crush.

En Los Mochis el desayuno de muchos niños es “papas a la gringa”: Sabritas y Coca Cola, siendo que sale más caro comprar esos productos que un par de huevos con frijoles.

De ser un país de gente sana y delgada, hoy muchos nos cargamos una panza de “chelero” que no la bajamos ni con un año de ejercicios de alto rendimiento, además de todos los problemas de salud que padecemos y padecen los menores.

Y me preguntó ¿Para qué demonios sirve la COFEPRIS?

Y me respondo en caló chilango: para una y dos con “sal”, es decir para nada.

Entonces creo que me transformé en Iconopris, neta que está cañón la pérdida de la alimentación sana que caracterizaba a los mexicanos.

Desde luego entiendo que las autoridades de salud no puedan hacer nada, por miedo a afectar a los trabajadores de esas empresas. Pero, lo que no me entra en la cabeza es que no le exijan productos naturales. Ya sé que sus ganancias se verían mermadas, aunque salga más caro atender las enfermedades provocadas por esos productos.

La solución es sencilla y por eso difícil de realizar: ¡No compren esos productos y menos para sus hijos!

Me preocupa más esto que el presupuesto a los partidos, la reelección, la revocación de mandato y cuanta jalada discuten los diputados y senadores del país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s