De fábulas

Esopo
Representación de Esopo y la zorra.

N. Mario Rizzo M.

 

¿Quién no ha oído hablar de Esopo? Pero de existir ese alguien seguramente hubiese escuchado alguna de sus fábulas en algún momento.

Personaje cuya existencia se encuentra difusa en la Historia de hace 2 600 años pasó a la eternidad poniendo en boca de animales las más trascendentales moralejas que de un relato fabulado se puedan obtener. Muchos lo imitaron, ninguno lo superó.

Entre lo mucho que dijo o escribió aparece una fábula que expresa como la hermosura sin inteligencia es cual busto sin sentido, he aquí lo dicho: Un lobo halló un busto en el campo, que registró y olió, y viendo que no tenía sentido, dijo: «¡Qué bella imagen; lástima que no tenga cerebro!»

No es su fábula más conocida o famosa, pero desde entonces mantiene una asombrosa actualidad.

Esopo fue esclavo doméstico. De su relación con el amo también mucho se ha escrito,  uno de esos episodios me llegó hace bastantes años sin que hasta el momento haya podido descubrir si ocurrió realmente o quien fue la persona que lo relató por primera vez.

He aquí como recuerdo, tras muchos años, lo que me contaron:

El amo llamó a Esopo y le pidió fuese al mercado a comprar lo mejor que hubiese pues debía ofrecer una cena a un importante funcionario que le visitaría. El esclavo regresó al rato y le trajo lengua de vacuno para cocinar.

Sorprendido su amo le preguntó por qué había traído semejante producto, recibiendo por respuesta que la lengua era lo mejor pues servía para decir la verdad, lisonjear a quien lo mereciera, e incluso amar.

Pasado un tiempo el amo esperaba la visita de un odiado prestamista, llamó a Esopo y le pidió trajese del mercado lo peor que encontrase, y he aquí que el fiel esclavo retornó con lengua de vacuno.

Esopo fue increpado y la respuesta fue sorprendente. Le hizo saber a su amo que la lengua era también lo peor pues servía para mentir, adular a quien se desprecia, y también engañar a quien nos ama.

En este caso la moraleja va más allá de una simple sentencia, adquiere cierta complejidad cuya interpretación dejo a cargo de quien esto lee, convencido de que seguramente muchos ejemplos conocidos vendrán a su mente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s