Protestan becarios extranjeros en Cuba por falta de apoyo de su país de origen

estudiantes-1.jpg

N. Mario Rizzo Martínez

 

LA HABANA.— Desde 1959, el mismo año del triunfo de la Revolución que derrocó la sangrienta dictadura de Fulgencio Batista, y principalmente a partir de los años 70 del pasado siglo, Cuba ha recibido estudiantes extranjeros para calificarse en diferentes ramas, incluyendo la medicina.

La mayoría de esos becarios provienen de familias pobres y países con pocas posibilidades de financiar sus estudios, por lo que tanto el traslado desde y hasta sus países, así como albergue, alimentación, y materiales escolares son suministrados gratuitamente por el gobierno cubano. Los becarios reciben además una pequeña ayuda monetaria para gastos menores.

Otros estudiantes vienen a Cuba autofinanciándose sus carreras, o haciéndolo sus gobiernos, con costos muy inferiores a los que implicaría estudiar en otros países.

En total ya se han graduado en Cuba 55 004 estudiantes extranjeros de 137 nacionalidades, incluyendo hasta los propios EE.UU. Actualmente cursan estudios 11 223 estudiantes de 133 países y de ellos 1 525 de nivel Superior o Universitario.

Entre esos estudiantes, hospedados en albergues diseminados por todo el país, se encuentran los de la República del Congo que cursan la carrera de Medicina en La Habana quienes habitan en el albergue conocido como Salvador Allende, que comparten con becarios de Angola, Chad y Sudáfrica.

Los congoleños, como los de otros países, reciben un estipendio enviado por su país que sirve para que estos puedan hacer frente a otros gastos que la vida cotidiana impone, como por ejemplo adquirir alimentos que les permita complementar su dieta, que por hábitos alimentarios puede diferir mucho de la que gratuitamente se les ofrece, o mejorar su vestuario, o simplemente celebrar un cumpleaños o hacer un obsequio a un amigo o amiga.

Desde hace 27 meses los congoleños en Cuba no reciben su estipendio. Han reclamado ante su embajada, han creado sitios Web, como el de Junio Bokaka, para reclamar el cumplimiento de lo acordado, pero sólo la semana pasada recibieron una propuesta de entregarles los adeudos de sólo 6 meses, ante lo cual los ánimos se caldearon.

Grupos de estos estudiantes fueron a la Embajada con franca hostilidad, crearon desorden público. En la propia Residencia Estudiantil organizaron protestas que fueron subiendo de tono y obligaron a que la fuerza pública les exigiese permanecer en su interior. Desobedecieron estos reclamos y la policía rodeó el lugar para controlar la situación.

Egresados congoleños han pedido a sus conciudadanos se manifiesten pacíficamente y tomen en cuenta que la actual situación económica en su país atraviesa una crisis.

Los vecinos de la Residencia Estudiantil observaron asombrados un despliegue policial totalmente inusual en Cuba. Ni por asomo eran gendarmes vestidos casi como cosmonautas lanzando gases o balas de goma como en muchos otros lugares ocurre, pero el solo hecho de ver reducir por la fuerza a un estudiante alterado y agresivo, o haber llevado la brigada canina hasta el lugar, ya era mucho más de lo que esperaban observar.

Cientos de celulares grabaron las escenas y las difundieron por las redes sociales, y en ellas se escuchan los gritos de quienes observaban y no podían creer lo que estaban viendo.

No es la primera y única vez que becarios extranjeros han acudido a medidas extremas en sus reclamos, hace un tiempo ocurrió con unos nigerianos, y hace años otro grupo se recluyó en sus dormitorios y lanzaron objetos y quemaron colchones.

Los comentarios en las redes no se hicieron esperar. Van desde los que claman porque sean deportados los agitadores hasta los que piden que Cuba suspenda su plan de becas a extranjeros. Muchos se quejan de la escasa y tardía información brindada por la prensa oficial.

En reiteradas oportunidades Cuba ha expresado que no ofrece lo que le sobra a quienes reciben su solidaridad, simplemente comparte lo que posee, y a veces no es mucho, pero la solidaridad y el humanismo cimentado durante años debe permitir a los cubanos actuar con objetividad y sin excesos.

Habrá que encontrar, sin permitir desórdenes de ningún tipo, las vías adecuadas para solventar situaciones como estas. Esa parece ser la tarea que el Gobierno Cubano ahora enfrenta, una más en la congestionada agenda del nuevo Presidente Miguel Díaz-Canel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s