ICONOCLASTA

becados.jpg

Moisés Valadez Luna

 

Sobre las becas a los estudiantes de todos los niveles.

Nadie en sus cabales puede negar que el presidente tiene toda la razón en no tutelar el uso del dinero con leyes.

Tampoco me imagino platicar con una familia o un estudiante y “tirarle línea” sobre su dinero.

A nadie le gusta que le digan qué hacer o cómo gastar su ingreso.

El ajuste corresponde al núcleo familiar.

He visto fotos de jóvenes con drogas y alcohol, supuestamente presumiendo que las compran con el apoyo económico otorgado por AMLO.

No solo me parecen falsas sino ¡Hasta ridículas!

Concuerdo en que se pueden dar lineamientos muy generales para el buen uso del dinero.

Tal vez para muchos 800 pesos al mes sea muy poco, pero para un niño o un joven estudiante es “un mucho”.

¡Ahora sí! hablemos de zapatos; al menos tendrán para comprar de vestir para la escuela o deportivos, para actividades físicas.

Ropa ¿Qué niño o joven no sueña con cierto tipo de ropa, lo más común es la camisa de un equipo de fútbol y no puede comprarla.

Estos hechos que parecieran simples o hasta simplistas (adjetívenlo como quieran MVM) pueden ayudar mucho en el progreso social.

He dicho en otras ocasiones que el deporte en sí no es sinónimo de evitar el consumo de alcohol, tabaco o drogas.

Lo que sí ayuda es que mientras la mente tenga un objetivo, el destacar en un deporte, repito la mente, se alejará del consumo temprano de esas actividades adictivas.

Hay que generar y fomentar el “soñar” con destacar.

Ahora, de nueva cuenta, la corresponsabilidad para que esto funcione recae en que las autoridades doten de espacios para practicar el deporte.

Es más preocupante ver instalaciones deportivas abandonadas o lo que es peor que no se usan porque se pueden dañar, que presumir que los recursos se van a usar para comprar “chelas”.

Así en muchos municipios he visto los mejores campos sin usar, por no darles mantenimiento.

Hasta hoy el fomento al deporte es puro “choro”.

Lo más grave es el negocio con el sueño de muchos niños y jóvenes de ser jugadores profesionales.

Ahí tienen acceso los que pagan, dejando desde hace años fuera a los más pobres.

Y en esto hay mucha práctica y logros que se pueden presumir, pero son simples satisfacciones que se disfrutan en silencio.

Eso de las fotitos en redes sociales, no aplica a una gran mayoría de los beneficiarios de las becas.

Ayuda mucho comentar con las familias que es mejor ver los apoyos en conjunto, como economía familiar que individualista.

Y qué es un empujoncito para salir adelante.

Y las mamás están conscientes y se ajustan a los chamacos.

Hasta mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s