ICONOCLASTA

estudiantes-4

Moisés Valadez Luna

 

Me llamó la atención una petición en las “mañaneras” sobre la educación sexual.

Al menos hace algún tiempo ésta se hacía en los libros de texto proporcionados por la SEP, pero en el de cuarto año de primaria y se reducía la información al conocimiento de los aparatos reproductores de hombres y mujeres.

Llama la atención que se dé en una edad en la que ni hay interés y ni se puede asimilar la información, a los ocho años de vida.

El presidente estableció que esa información será proporcionada por especialistas.

Hasta este momento de mi vida no encuentro la respuesta a una simple pregunta en materia sexual ¿Por qué la naturaleza otorgó la capacidad de embarazarse a la mujer desde la edad de 12 años?

Si por ahí alguien de esos especialistas me quiere quitar mi ignorancia se los agradecería.

También se dijo que no debería analizarse desde ideologías religiosas o políticas.

Desafortunadamente el tema está muy ligado a ellas.

Las religiones necesitan “corderos” (feligreses) para que resulten rentables.

Las naciones súbditos.

Por eso hay enormes diferencias en cuanto a la edad en la que una mujer puede embarazarse según la religión que se profese o la región en que se nace.

En nuestro país predomina la idea que establece como “cancha reglamentaria” la mayoría de edad, es decir los 18 años, cuestión que dista mucho de cumplirse y es tema cotidiano el embarazo de menores de edad.

Si a esto le agregamos que la necesidad sexual de la mujer inicia (o descubre el placer) en paralelo con su primera menstruación, como ya mencioné 12 años, la “cosquilla” es difícil de aguantar y toda mujer lo sabe, así que no se me espanten.

Súmele la dificultad que existe para allegarse un método anticonceptivo.

Si sabemos que en las regiones más pobres y alejadas del país no hay ni mejoralitos ni doctores del primer nivel, menos condones o pastillas del antes o después de la “faena”.

No se puede recurrir a la perorata política como método de control natal.

La política para que se corrija, no una parte natural de la vida, sino un requisito social, impuesto, debe de ser acompañada no solo de llenarse la boca con las palabras como la de “educación sexual”, sino que debe proporcionar los elementos para prevenirla médicamente.

Si se concibe como complejo el resolver la inseguridad y el sector salud, siento que el embarazo de menores de edad anda en el mismo nivel.

Solo queda esperar conocer que nos dicen los especialistas.

Porque nada más los oigo y leo en torno a cómo tener buenas relaciones sexuales, que si una patita por acá otra por allá y papas, parece anuncio de pollo Kentucky.

Y lo que es peor, se ha infiltrado la pornografía como base de educación sexual.

Hasta mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s