Crónica de un político desgastado

 

Ronin Zeta

 

Así, a poco que se palpe la opinión de la calle, parece clara la efectividad del rechazo hacia PP Esquivel, pues ha elegido desgastar su imagen como señor presidente y, de paso, la del gobierno en su conjunto. Y es que denunciar el derroche de dinero público en gastos que no pocos tienen por innecesarios suele dar resultado, y si además se hace en tiempos de campañas, doble éxito para el denunciante.

Lo cierto que por andar en la política PP Esquivel ha descuidado la presidencia municipal, en tanto que los grupos inmersos en el Ayuntamiento, como aves de rapiña, derrochan y saquean al municipio de Felipe Carrillo Puerto, de por sí endeudado por las administraciones anteriores. PP Esquivel solo vino a darle la estocada.

Tenemos el caso de los 10 millones de pesos en la inversión de un hospital donde están las instalaciones del edificio de Seguridad Pública, un elefante blanco, creado por Gabriel Carballo Tadeo. Hoy se pretenden invertir esos diez millones de pesos en dicho edificio, lo que ha causado la molestia de la mayoría de los ciudadanos, además de retirado, es inseguro.

En todo caso el asunto es llamativo y, debidamente cocinado, también escandaloso. Porque enlaza con una imagen que existe, por más que muchos la tengan por injusta, en lo que al oficio político se refiere y que presenta -a sus protagonistas todos, o a gran parte- como gente poco cuidadosa con los fondos públicos y pródigas a la hora de satisfacer determinadas vanidades bajo el camuflaje de los gastos “necesarios”.

Para José Esquivel, esa óptica quedó resumida de forma muy gráfica en la famosa frase según la cual “el dinero público no es de nadie”.

José Esquivel se encuentra sumergido en la política venidera, alentando e impulsando a su delfín Pedro Pérez Díaz, al grado de la inconciencia y de dejar a un lado las cosas más importantes de este municipio de Felipe Carrillo Puerto.

Con lo expuesto no se pretende justificar cuanto pueda haber de innecesario en muchos de los gastos que un gobierno de cualquier nivel realiza en asuntos de administración. Pero sería interesante, y quizá exigible, que cada cual asumiese su parte de culpa en la génesis y desarrollo de este tipo de broncas; primero porque todos han hecho gastos muy semejantes, segundo porque después los han excusado de forma parecida y, tercero en fin, porque ninguno buscaba en la denuncia más que el desgaste del rival, no el bien común.

En palabras más claras, el derroche desmedido de dinero de PP Esquivel, ha mermado las arcas de este municipio, al grado que los pagos quincenales se realizan dos o tres días después, y por hacer memoria hace unos días el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento le hizo un plantón porque también sufrieron la tardía paga de los trabajadores.

Directores, coordinadores, regidores y secretarios murmuran en voz baja, a modo de que no se escuche que también se encuentran molestos, pues su paga de la quincena anterior simplemente les llega junto con la quincena entrante.

El caos impera. Por cierto, José Esquivel es un presidente municipal emanado de una coalición electoral integrada por el PAN, PRD y Convergencia. Al igual que Pedro Pérez, que si mal no recuerdo ambos pertenecieron al Partido Revolucionario Institucional. Ahora todo tiene sentido, no es más que el seguimiento priista para engañar a la ciudadanía, y continuar con el robo desmedido a las arcas municipales, como lo hicieron los antecesores de PP Esquivel.

En fin, el contexto viene a colación por la iniciativa del candidato a diputado por el distrito XII, Pedro Pérez, para “acabar de fondo con la corrupción y la impunidad”. La política barata de Pedro no engaña a nadie, solamente se hunde en el fango abierto por su séquito de PP Esquivel.

Es lamentable cómo el municipio se desbarata a pedazos, reina el caos, la inseguridad y la delincuencia crece; estos matices multicolores, que el actual candidato a la diputación no palpa, ni mira hacia atrás. Poco le importa lo que ocurra en las colonias, solo es una figura elegida por el señor “san dedo”, Carlos Joaquín. Pedro Pérez desconoce la problemática de este municipio y poco le importa conocerla.

Sufre la ciudadanía, los jóvenes son atacados y bombardeados para consumir drogas, se habla de casos de intentos de levantón contra jóvenes que no están inmersos en el bajo mundo de las drogas. ¿Dónde está la autoridad?, ¿dónde está la presencia de los regidores y servidores públicos?, y no es que se les eche la culpa, sencillamente no hay vigilancia y entonces ¿Dónde está el presidente municipal?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s