ICONOCLASTA

mexicanos1.jpg

Moisés Valadez Luna

 

Ante la derrota de los partidos PRI y PAN, las etapas sentimentales lógicamente se vivieron de manera distinta.

El duelo provocó tristeza, rencor, odio, felicidades y, en no pocos, indiferencia.

Todavía estas manifestaciones siguen vigentes, sobre todo en los que están en la etapa de la negación.

De lo anterior se desprende una serie de información positiva vs. negativa, objetiva vs. individual o correcta vs. incorrecta, por decirlo suavecito.

Entonces nos enfrentamos a seleccionar alguna de ellas y recurrimos a la fe, más que al conocimiento.

Es imposible manejar o investigar todos los cambios que se dieron por esa derrota del anterior régimen.

Desde luego lo más acertado es pensar que la información “objetiva” provenga de los datos oficiales.

Pero hay temas y puntos muy específicos en los que unos y otros no vamos a estar de acuerdo y más cuando se trata de acciones y no de datos.

La vorágine provocada por la “pérdida” ha llevado a un enfrentamiento social, en muchos casos y en otros (desafortunadamente pocos) al debate.

Pero es imposible debatir sin conocimiento de cada uno de los puntos y es tal la cantidad que se volvería uno loco si le entra a todos.

La propuesta es la paciencia y en especial, porque se trata de un cambio, respetar el derecho a equivocarse y la obligación de corregir.

Tal vez las expectativas de los triunfadores eran muy altas o son, pero se debe de entender que los cambios deben ser progresistas.

(Ya ni quiero utilizar la palabra liberal, que pocos entendemos, ni la de conservador, que está tan difusa).

Es tan voluble el término que se pasa de un lado a otro sin querer, los que hoy defendemos lo que cambió queremos que se conserve y nos volvimos conservadores ¿qué no?

Además existen otras cuestiones filosóficas que abruman al lector, por no decir que le parecen aburridas, por eso ni me meto en ellas, por el momento.

Bueno, decía que prefiero decir que se va progresando en muchos aspectos y eso queda más claro.

Aún falta mucho que hacer en términos de combate a la pobreza, elevar la calidad educativa y, lo más difícil, cambiar la cultura.

Estoy de acuerdo con muchos de los que han manifestado que se han otorgado beneficios a los que se adjetivaban como “la mafia del poder”, pero así tenía que ser, no se podía actuar de otra manera.

Se hubiese provocado una crisis, por actuar irresponsablemente.

La lucha por alcanzar mejores niveles de vida es constante y nunca parará, no niego que a veces cansa o desanima, pero es mejor decir que es permanente a quedarse con la idea que el triunfo de julio lo es todo.

Mañana le sigo, se agotó el espacio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s