Cuba, a un paso de un nuevo “periodo especial”

cuba-1.jpg

Luis Castillo

Al comienzo de la década de los años 90 del siglo pasado, Cuba se vio a punto del colapso económico al desaparecer la Unión Soviética, lo que trajo el cierre del comercio directo con el mundo socialista y  el consecuente desplome de hasta el 35% de su economía.

De 1990 al 95, Cuba tuvo que sobrevivir por sus propios medios y abrirse a diversificar su economía atrayendo a algunos inversores extranjeros y desarrollando el turismo como su principal fuente de ingresos.

Ahora, un cuarto de siglo más tarde y cuando pareciera que el gobierno de la isla da síntomas de apertura económica al capital exterior y a pequeños inversionistas locales, todo se vuelve a ensombrecer por el endurecimiento y las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donad Trump, que acaba de poner en vigor los títulos III y IV de la Ley Helms-Burton, nunca aplicadas hasta ahora desde su promulgación en 1996 y que permitirá a los ciudadanos cubano-estadunidenses levantar demandas contra las empresas extranjeras que operen en la isla en terrenos o propiedades que fueron anteriormente expropiadas al comienzo de la Revolución cubana, a partir de 1959.

Los hoteles españoles y demás empresas extranjeras asentadas en la isla tendrán, ahora, que defenderse legalmente de las demandas que pudieran afectar sus intereses en Estados Unidos, pero la medida realmente va encaminada a contener las nuevas inversiones y crear un clima de preocupación entre los empresarios para que detengan nuevos proyectos.

 

cuba-2

A lo anterior, la administración estadunidense añade la limitación de la cantidad de dinero que los cubanos asentados en su territorio puedan mandar a la isla, reduciendo el monto a un máximo de 1000 dólares trimestrales, lo que sin duda provocará la disminución de estas remesas, cuantificadas en 3000 millones de dólares en divisas al año y una cantidad similar en productos de ayuda familiar, como comida o medicinas.

Tras la apertura de los últimos años de la anterior administración de Barak Obama a la isla, miles de pequeños negocios habían surgido en manos privadas. Restaurante, negocios de transporte privado, casas que alquilan cuartos, talleres mecánicos, y un largo etcétera habían surgido gracias al dinero que los familiares de los residente en la isla mandaban  hasta ahora, pero estos envíos serán directamente afectados por las nuevas medidas, las cuales también incluyen un reforzamiento de la prohibición a los estadunidenses de visitar Cuba como turistas.

Exportar y sustituir importaciones, nueva consigna nacional

En el primer trimestre del presente año, la economía cubana ya venía sufriendo una centralización provocada por la caída de las relaciones comerciales con Venezuela, el recrudecimiento del bloqueo estadounidense, el desastre de la “zafra Azucarera”, la baja del precio del níquel, primer producto de exportación minero de la isla y la menor llegada del capital privado  a lo esperado, por el agudizamiento del conflicto venezolano y las amenazas de la administración de Donad Trump al gobierno cubano, si no deja de “intervenir en la isla”, han provocado una alarma total en el país.

Cuba mantiene con Venezuela un acuerdo médico y de apoyo en otros campos, como educativo o deportivo, desde hace 20 años y que en sus momentos más altos llegó a poner en tierra venezolana a cerca de 45000 médicos y personal del sector salud, a cambio de lo cual el país sudamericano pagaba con petróleo crudo a la isla, por un importe que llegó a cerca de 5000 millones de dólares anuales.

 

cuba-3.jpg

La caída de la producción de petróleo de Venezuela obligó a que tenga que ser Rusia la que cubra el déficit de casi 100000 barriles de petróleo diario que necesita la isla, lo que ha agravado fuertemente el déficit financiero cubano.

Las autoridades cubanas ya han advertido a la población de que “vienen tiempos difíciles” pero que ante los cambios que se hicieron en la economía cubana, esta no es tan frágil como lo fue con la caída del “campo socialista”, y que llevó a la crisis total, pero reconocen que el abastecimiento de los productos básicos para la población van a tener que ser priorizados, por lo que se suprimirán las compras al exterior de cualquier producto suntuario.

A seis décadas de que el pueblo de Cuba tuvo la “osadía” de enfrentarse al mayor imperio del mundo y decirle que no a sus intereses hemisféricos, los gobiernos estadounidenses nunca lo han perdonado y siguen estrangulando a los cubanos con todo tipo de presión. Ahora, les exigen que salgan de Venezuela a cambio de bajar la intensidad del embargo, aunque las autoridades del país saben muy bien que si Washington consigue imponer su voluntad sobre Venezuela, el siguiente país a intervenir sería Cuba.

Comentarios: koldocastillo@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s