EDITORIAL

editorial1

Luis Castillo

 

Quintana Roo, ante un momento crucial para su futuro

A sus 45 años como estado, Quintana Roo quizás enfrenta el momento más delicado de su reciente historia. Curiosamente, el indiscutible éxito en su crecimiento económico y demográfico ha traído también algunos efectos negativos. Como el incremento de la violencia, aunado a otros de carácter ecológico, como la contaminación del litoral, el blanqueamiento del arrecife o una inusitada y hasta ahora desconocida invasión de sargazo procedente del centro del océano Atlántico.

Al gobernador, Carlos Joaquín González, le ha tocado enfrentar estos nuevos desafíos, una prueba de carácter que el miembro de la reconocida familia cozumeleña está encarando directamente.

Fue su familia parte fundamental en la Constitución del estado de Quintana Roo. Su padre, Don Nassim Joaquín Ibarra, fue pionero en la actividad turística de la isla de Cozumel y en el incipiente desarrollo turístico de la entidad y su hermano.

Pedro Joaquín Coldwell, su hermano, fue el segundo gobernador del ya constituido estado, en su etapa de consolidación y crecimiento acelerado. Gracias a él la entidad cuenta con una amplia red de zonas protegidas como la reserva de la biosfera de Sian Kaan, que con sus más de 500000 hectáreas es la zona de selva, arrecife, costa, manglares y playas más amplia y bien conservada del Caribe, y además otras maravillas naturales como los parques de Chankanaab en Cozumel, El Garrafón en Isla Mujeres, Holbox en el norte de la entidad o el arrecife Chinchorro en el Caribe frente a la costa sur del estado. Sin lugar a dudas, su visión muy adelantada para su época al frente del estado, permitió que aquí no se repitieran los desastres ecológicos de otros destinos en el mundo.

De Don Nassim se puede resaltar que gracias a su empeño, en Cozumel no se hicieron desastres urbanísticos en nombre del crecimiento turístico y la isla nunca perdió su carácter caribeño. Cozumel sigue siendo un modelo de desarrollo sostenido sin perder su personalidad de lo cual se sienten muy orgullosos los habitantes de la isla

A Carlos Joaquín le toca ahora, enfrentar los retos del presente. En Quintana Roo ya vivimos más de millón y medio de habitantes y llegan al año cerca de 15 millones de turistas. Su impacto sobre el medio ambiente es enorme, lo que aunado al peligro que representa el sargazo `para la costa quintanarroense han obligado a las autoridades estatales a tomar medidas.

La proliferación de algas arrastradas por las corrientes marinas desde latitudes más al sur hacia el litoral del Caribe Mexicano no se conocía hasta ahora `por lo que la lucha por impedir que esta masa de vegetación marina ahogue los arrecifes y las playas requieren nuevas formas de combate. Se están buscando los métodos de recogida y qué hacer con el millón de toneladas de esta vegetación que tienen que ser retirada de la costa, pero por lo menos esta la esperanza de que al frente del ejecutivo hay una persona que “indudablemente” quiere a su estado y va a poner toda su energía en este combate.

Nos jugamos el futuro turístico y natural del Caribe Mexicano, pero la dirección de la lucha contra el sargazo está en buenas manos.

Comentarios: koldocastillo@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s