Capella, el arte del engaño

 

Jesus Alberto Capella

Luis Castillo

 

En el arte del engaño y la simulación, el nuevo director, o comisionado o como pomposo nombre quieran llamarlo, de Seguridad Pública estatal, es un artista Jesús Alberto Capella Ibarra, para justificar ante locales y turistas que aquí, en Cancún, impera la ley, nos llena la ciudad de retenes policiacos que en la forma en que los maneja no sirven absolutamente para nada, bueno, sí sirven, para justificar que hace algo contra la delincuencia.

Si los habitantes de Cancún no tuvieran suficientes problemas de vialidad con el crecimiento acelerado del parque vehicular, la masiva incorporación a sus calles de camionetas de servicio TTC, la brutalidad y falta de mínima cortesía de los choferes de autobuses urbanos y de las minivan, ahora, además, tenemos que soportar los retenes absurdos e inapropiados fruto de la última ocurrencia del susodicho Capella.

Hace al menos 12 años que se construyeron con dinero federal los pasos a desnivel de Bonfil y el cruce de las avenidas Kabah con Colosio. Y desde entonces en el dinámico, próspero y moderno Cancún, sus autoridades no han invertido ni un peso en infraestructura para agilizar el tráfico. Con excepción del también libramiento entre las avenidas López Portillo y Bonampak, financiado por la federación para desarrollar el área de Playa Mujeres al norte y evitar los atascos entre el aeropuerto y estas nuevas áreas turísticas, nada de nada de inversión nos ha tocado en Cancún.

Esta ciudad se ha formado por gente dinámica, que no vino aquí a perder el tiempo, sino a prosperar, pero su mayor desgracia ha sido las autoridades que han gobernado la urbe, por lo que no es justo que el caos vehicular vaya creciendo cada día, mientras sus presidentes municipales de turno nos sigan contando el cuento de que Cancún es un paraíso.

Según información de las propias empresas concesionarias de marcas automotrices, ya que aquí están presentes todas las que existen en el mercado mexicano, al mes se incorporan al tráfico de la ciudad al menos 2500 carros y camionetas nuevas, lo que sumado a los vehículos usados que llegan ininterrumpidamente, de una idea de la necesidad urgentísima de crear nueva infraestructura de calles, libramientos, pasos a nivel y cuanto sistema sirva para evitar que la ciudad colapse.

Ya, desde hace mucho, tenemos cuellos de botella en la mayor parte de los cruces y vías troncales de la ciudad, y en las entradas y salidas de la zona hotelera las colas se agravan cada día. Pero, ahora, si no tuviéramos bastante con este caos, llega Capella con sus retenes.

En el km 2.5 del bulevar Kukulcan, la policía estatal tiene instalado hace unos meses un retén, supuestamente para dar garantías de seguridad en esta parte tan sensible de la ciudad, pero que en realidad solo sirve para molestar a los pobres ciudadanos que se desplazan en motocicleta o que, a juicio, de los pocos uniformados ahí ubicados, les provocan algún tipo de desconfianza.

De las 8:30 a 9 de la mañana, hora pico para la entrada de los cancunenses a sus centros de trabajo, los subalternos de Capella crean un atasco monumental, que se une al ya de por sí complicado creado por la incapacidad de los dos carriles de entrada para absorber tantos vehículos.

En el resto del día, los uniformados, a criterio propio, es decir sin ningún criterio medianamente inteligente, cierran uno de los dos carriles, complicando el tráfico, mientras uno o dos agentes se resguardan bajo una palmera. El operativo queda instalado pero sin atención ninguna.

La lucha contra el crimen organizado, en todos los países desarrollados, se enfrenta con un buen aparato de inteligencia, usando personal armado con los mejores equipos solamente en operaciones concretas y nunca con retenes fijos, sino volantes, por lo que la conclusión lógica de los dos que nuestro amigo Capella nos ha instalado en la zona hotelera solo están destinados a un director de opereta, más preocupado por la propaganda que por rendir resultados, aunque para ello nos complique la vida todavía más a los miles de empresarios y trabajadores que sostienen la industria turística, de la cual vivimos todos aquí.

Comentarios: koldocastillo@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s