¿Volverá Cuba al Período Especial?

 

 

N. Mario Rizzo M.

(Especial para UNQR)

 

Ante todo aclaremos qué fue para Cuba el llamado Período Especial.

La Doctrina Militar Cubana, elaborada para derrotar a los norteamericanos en caso de invasión a la isla, denominaba Período Especial a aquel en que habiendo desembarcado tropas norteamericanas en Cuba la población pasaría a una defensa activa, desde cualquier posición y lugar, aun cuando no dispusiese de los suministros necesarios, o sea, sobreviviendo como cada cual pudiese.

Al desmoronarse la URSS y desaparecer el bloque europeo de estados socialistas, sostén del comercio exterior cubano, y estando vigente el bloqueo económico, comercial y financiero de los EE.UU. el PIB cayó en un 35% según cálculos conservadores, desaparecieron del mercado casi todos los alimentos, medios de aseo, vestuarios, y otras muchas cosas más. A esta situación se le llamó, un poco eufemísticamente, Período Especial en Tiempo de Paz.

La electricidad que se producía permitía brindar servicio unas pocas horas diariamente, el Estado garantizaba una cuota mínima de alimentos, y el país todo parecía dirigido a una hecatombe política que pondría fin a la primera nación socialista en América.

Crisis política hubo, como la masiva emigración en lanchas o cualquier cosa que flotase hacia Norteamérica, donde los inmigrantes eran recibidos con grandes beneficios. No fue la primera gran emigración, pero la crisis de los balseros ayudó en mucho a que hoy en día el 13% de los cubanos vivan fuera de la isla.

Tras los malos resultados de la economía cubana en 2017 y 2018, a pesar de la apertura realizada en cuanto a permitir ciertas formas de propiedad privada, la entrada de capitales foráneos, el crecimiento del turismo internacional, etc., en los inicios del 2019 Cuba parece abocada a un nuevo Período Especial gracias, además, al recrudecimiento del bloqueo norteamericano y la aplicación de los Títulos III y IV de la Ley Helms-Burton, dirigida a restablecer el capitalismo y el control foráneo en Cuba.

En medio de tal situación un cubano, ya jubilado, buscó entre sus viejos papeles y encontró un Boletín distribuido entre los obreros de su antiguo centro laboral que en uno de sus números incluyó un recetario ajustado a los tiempos de aquel ya lejano Período Especial.

Son recetas que parecen salidas de un filme donde la tragedia y el humor se ven mezclados, tales como Embutido Criollo (sin carnes), Salsa China (sin soja), Chicharrones de pollo (con el pellejo), Mayonesa de Papa, Mayonesa con Agua de Arroz, Gelatina de Naranja (sin gelatina), y por último, nada más y nada menos que jabón de lavar, jabón de baño y champú, sin utilizar nada de lo que para fabricarlos se suele emplear.

Pero en el recetario aparece una receta muy especial, “Las 17 raciones de un Pollo” y con mucho entusiasmo aparece descrita así:

Si Ud. recibe normalmente un pollo de 3 o 3 y media libras y sólo sabe picarlo en cuartos seguramente se le va en una sola comida.

He aquí la forma de obtener 17 raciones.

Coloque el pollo aún casi congelado sobre la tabla. Corte muslos y contra muslos.

Cada muslo y contra muslo puede ser deshuesado con la punta del cuchillo y queda como un pequeño bisté. Ahí tiene 4 raciones, pero reserve los huesos.

Saque la pechuga, también con la punta del cuchillo, deshuésela (saldrán dos tapas); cada tapa puede ser cortada longitudinalmente y ahí obtiene otros 4 pequeños bistés. Ya van 8 raciones, pero reserve los huesos.

Las alas, la piel, el carapacho y los huesos que reservó se colocan en una olla con agua, sal, especies y sazones. Se pone a hervir.

Cuando se ablanda lo colocado en la olla se descarnan y se muele todo menos los huesos. Guarde el consomé para hacer sopa, arroz amarillo u otro plato. Reserve los huesos cocinados.

Divida en dos porciones el picadillo. Una mitad servirá para hacer medallones, en cuyo caso sólo es necesario agregar huevo batido y galleta molida (salen 4 medallones) Ya vamos por 12 raciones.

Con la otra mitad del picadillo haga 8 croquetas grandes usando como base puré de papas o una bechamel espesa. Ahí tiene 4 raciones que completan 16 de las anunciadas.

Seguro se preguntará ¿Y la ración 17?

Esos son los huesos que están destinados al perrito, porque al fin y al cabo es de la familia también.

El caldo o consomé no se cuenta pues es un “adicional” que dispone.

Es recomendable empanizar los bistés de la pechuga. Los de los muslos y contra muslos hágalos como bisté de cerdo.

Sin dudas los cubanos son un pueblo que da buena cara a los malos tiempos, no se amilana, crece en la desgracia. ¡Ojalá sigan con ese espíritu! Pero… sin malos tiempos ni desgracias.

El Gobierno cubano ha declarado que a pesar de la asfixia provocada, y la propia deficitaria gestión, la Cuba de hoy está en condiciones de impedir un nuevo Período Especial y puede salir adelante.

El tiempo dirá la última palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s