Muchas urnas para tan pocos votantes

 

Elecciones 2019

Víctor Galván

 

Llegó el día de la cita de los ciudadanos con las urnas para renovar los 25 escaños del Congreso estatal. Los centros de votación abrieron con retraso, pero se instalaron en su mayoría después de las 9 de la mañana, no sin antes de que en muchos de ellos se tuviera que pedir a los primeros votantes que participaran para completar los funcionarios de casilla, porque hubo ciudadanos que a la mera hora no cumplieron con la responsabilidad adquirida.

Las mamparas y urnas quedaron armadas. Hasta el clima fue benévolo. El cielo se despejó para dar paso a un sol radiante. Todo listo, excepto un pequeño gran detalle: no llegaban los votantes.

El tiempo comenzó a correr. La mañana avanzaba y no llegaban ciudadanos, más que a cuentagotas. A lo sumo en las casillas había uno o dos votantes, en algunas, ninguno. Los funcionarios miraban hacia la entrada. Nada.

Los representantes de partidos también estaban presentes, en muchos de los casos miraban el horizonte aburridos, otros se entretenían con sus celulares, unos más bostezaban. En muchas casillas los únicos presentes eran funcionarios de partidos y representantes de partidos.

 

 

Los que también estuvieron muy activos fueron los capacitadores del INE. Visitaron casillas desde su instalación y durante toda la jornada para verificar que todo transcurriera en orden. Y efectivamente, el orden fue tan notorio porque esta actividad contrastó con la apatía ciudadana, tanto que las casillas más concurridas registraron filas de “hasta tres personas”, en otras, ni un solo votante.

Lo más importante, además de la tardanza en la instalación de las casillas y la apatía ciudadana, fue el reporte del robo a mano armada, de parte de dos sujetos, de boletas en blanco en una casilla ubicada en la Supermanzana 48 de Cancún. Sin embargo el reporte oficial indicó que se trató de un ladrón solitario y que solo sustrajo siete boletas

Esta vez ni la labor de los activistas, lideresas y movilizadores se vio reflejada en las urnas. Apenas y se vio movilización ciudadana. Era ya la tarde y en las casillas había más boletas en las mesas de votación que en las urnas, que reflejaban muy pocos votos.

En esta ocasión los ciudadanos se inhibieron a sí mismos, prefirieron salir con la familia a la playa, a las plazas, a misa, a desayunar, y dejaron en el abandono las urnas. Muchos ni siquiera sabían qué se iba a elegir.

La jornada electoral del 2 de junio podría pasar a la historia como la de más baja participación ciudadana desde que Quintana Roo es una entidad libre y soberana. Si llega al 30 por ciento será mucho. Y esto debe ser un serio llamado de atención para el Instituto Estatal Electoral (Ieqroo), que se apuntará un rotundo fracaso en su responsabilidad de motivar la participación ciudadana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s